Nutrición infantil

¿Tu hijo es quisquilloso para comer? Unos padres cambian la marca de los alimentos y el resultado es sorprendente

Todos los niños pasan por la famosa etapa del “no”, especialmente a la hora de comer. Si es nuestro caso en la actualidad, lo más que podemos hacer es respirar hondo y tener paciencia. Y hacer lo que unos padres han conseguido simplemente cambiando la marca de los alimentos que sus hijos se negaban a comer.

Tu hijo es quisquilloso para comer
Foto: Istock

Es normal que los niños/as, en determinados momentos, pasen por lo que los expertos conocen como neofobia alimentaria, entendida científicamente como el “miedo a la novedad” (en este caso, miedo a los nuevos alimentos, principalmente nuevos sabores y texturas).

En estos casos, es posible que, como padres, acabemos perdiendo la paciencia y le hagamos al niño únicamente lo que más le gusta (que no tienen por qué ser dulces o golosinas). Pero, con creatividad, es posible darle la vuelta a la situación, incluso de forma sorprendente.

Es lo que ha conseguido una mamá que, en Twitter, se hace llamar ‘Goldfish and Chicken Nuggets’, quien escribió que había aprendido que “al cambiar el nombre del pollo a la parmesana como ‘nuggets de pollo con espagueti con queso’, la probabilidad de que mis hijos lo coman aumenta al menos en un 5.000%”.

Como vemos, en ocasiones simplemente se trata de la presentación, por lo que la clave estaría en adoptar nombres divertidos y cambiar los de aquellas comidas que el niño se niega a consumir.

Después de la publicación de ese tuit, que acabó volviéndose viral, otras mamás y papás han compartido en Twitter sus creaciones. Y las invenciones son formidables: “Mi hijo no comerá pizza, pero sí comerá queso a la parrilla, así que la pizza se ha convertido en un ‘elegante queso a la parrilla’. Se lo come sin problema”. No obstante, es cierto que muchos niños no suelen tener problemas para comer pizza. Aunque los huevos, por otro lado, son una historia completamente diferente…

Así, una mamá indicó que “las tortillas son ‘pizza de huevo’ en nuestra casa. Córtala en triángulos con un cortador de pizza y listo, ¡es un éxito!”. Igualmente, “mi hijo no comerá macarrones… pero sí comerá fideos con queso”.

¿Tu hijo tiene problemas para hidratarse en verano? Otra mamá compartió su invención: “a nuestras niñas no les encanta beber agua, pero aman los ‘polos de agua’ (agua con hielo picado que comen con una cuchara)”.

Pero, sin duda, pocos días después nos encontramos con otro tuit genial: “mis padres llamaron al lomo de cerdo ‘el pollo bueno’ durante años para que mi hermano se lo comiera. Todavía pide ‘el pollo bueno’ y tiene 32 años”.

Otros consejos útiles que te podrán ser de mucha ayuda cuando tu hijo es quisquilloso para comer

No ofrezcas otra comida

No es conveniente, desde un principio (siempre y cuando el pequeño no tenga la edad suficiente), ofrecerle una comida diferente al niño. Al contrario, es imprescindible tratar siempre de ofrecerle una comida hecha para todos

Igualmente, es responsabilidad de los padres escoger siempre una comida nutritiva.

Involucra al niño en la preparación de las comidas

Esto le ofrecerá la posibilidad de acostumbrarse a la idea de que se acerca la hora de comer (rutina de alimentación), por lo que se volverá mucho más receptivo a ella

Podemos dejarle que combine y mezcle los ingredientes, llevar los manteles individuales a la mesa y colocar otros elementos no peligrosos que usemos a la hora de comer.

Consejos cuando el niño no quiere comer
Foto: Istock

Dejar que el niño cuantifique su hambre

En todo momento, es el niño quien debe determinar la cantidad de comida que desea consumir en función del hambre que tenga. Por ejemplo, puede ocurrir que, en realidad, se esté negando a comer simplemente porque no tiene apetito. Si es así, no importa.

Si el pequeño no quiere comer, es recomendable presentarle un plato con toda la comida, y mantenerlo en la mesa durante un período de tiempo de entre 10 a 15 minutos, como máximo. Quizás el hambre aparezca cuando vea que tanto papá como mamá están comiendo.

La importancia de abstenerse de castigar al niño por no comer

Declaraciones como “no puedes levantarte hasta que te comas las verduras” o “nada de postre hasta que te acabes las lentejas” inician una lucha de poder que solo consigue que los niños se vuelvan todavía más quisquillosos a la hora de comer.

¿La clave? Es esencial preguntarle a nuestro hijo si en realidad le gustaría algo de la comida que no está comiendo.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo