Acoso escolar

Un 25% de los niños españoles sufren o han sufrido 'bullying'

Un 90% de los casos de acoso escolar muestran síntomas previos. Tristeza, irritabilidad o dolores de cabeza son algunos de los indicios para detectarlo.

El bullying se puede prevenir

El bullying o acoso escolar está cada vez más a la orden del día. Hace unos días, despertamos con la noticia de un niño de once años que se suicidaba por haber sufrido acoso escolar en un barrio madrileño.

Sin embargo, aunque está noticia sea triste, como padres podemos seguir ciertas pautas para detectarlo y así poder evitar que nuestros hijos o sus compañeros sean víctimas del bullying.

Los momentos críticos

Para empezar, hay que tener especial cuidado a la vuelta de las vacaciones ya que son épocas de máximo riesgo. Cuando se vuelve al cole después del verano, de la Semana Santa o de las Navidades, los síntomas de acoso escolar se agravan.

Además, según la Organización Mundial de la Salud, un 24,8% de los niños españoles entre los 11 y los 18 años sufren o han sufrido acoso escolar, una cifra alarmante puesto que supone un cuarto de los niños entre esas edades.

Aun así, esto se puede intentar evitar ya que en un 90% de los casos aparecen indicios que deben poner a los papás en alerta.

Los síntomas para detectarlo

Algunos de estos síntomas son: la tristeza repentina y sin motivo aparente, que los niños estén demasiado irritables o nerviosos, tengan cambios bruscos de humor y fuertes dolores de cabeza o de tripa.

Otras señales pueden ser no querer acudir a clase, no querer ver a sus amigos o salir de casa, y otras manifestaciones físicas como golpes o moratones sin motivo. Además, también se puede notar si el niño suele perder cosas o el mismo dinero que lleva en la mochila.

El carácter del acosador

Otro de los problemas graves es que aumenta el número de víctimas que sufre acoso escolar porque la cifra de maltratadores asciende. Según Victoria Rodríguez Orellana, directora y terapeuta de Coaching Club, esto ocurre porque no se afrontan los comportamientos ni se toman medidas para corregir estas conductas cuando los niños son pequeños.

De esta forma los niños adquieren un modelo de relaciones sociales tóxicas y depredadoras, basándose en la fuerza y en la imposición. 

Además, pese a que el acoso escolar a veces se supere y la víctima considere recuperarse física y psicológicamente, puede tener secuelas futuras que son difíciles de predecir en el niño.

Los niños adquieren un modelo de relaciones sociales tóxicas y depredadoras, basándose en la fuerza y en la imposición

Otras formas de bullying

Hay, asimismo, otras formas de acoso o bullying:

  • La primera de ellas es el ciberacoso, debido al gran auge que han supuesto las nuevas tecnologías ya no solo se puede sufrir acoso escolar en el centro educativo, sino que con los móviles, redes sociales, aumentan los casos. De la misma forma, también asciende el tiempo en el que el niño puede sufrir acoso y la cantidad de gente que lo hace o simplemente lo ve.
  • Otra de las formas es el bullying infantil, que puede ocurrir entre los cinco, seis y siete años. En este caso, aparecen algunos síntomas como no hablar sobre nada que ocurra del colegio o no querer pronunciar el nombre de su acosador. Esto ocurre porque los niños, al ser pequeños y encontrarse aún en una fase más simbólica de las cosas, pueden pensar que decir el nombre es malo, que lo “traes hacia ti”.

Soluciones

Es importante que los papás estén en alerta de las señales que hemos mencionado antes. Asimismo, debe existir una buena comunicación en dos direcciones: por un lado, padres-hijos, darles confianza para que el niño sea capaz de contar lo que le ocurre y poder ponerle soluciones lo antes posible; por otro lado, es muy importante la relación colegio-padres. Si como papás nos enteramos de que nuestro hijo sufre acoso escolar o conocemos algún caso, es necesario que avisemos al colegio, que es el lugar donde el niño pasa más horas, para que estos se pongan en marcha y adopten soluciones.

 

Fuente: Coaching Club

Etiquetas: acoso infantil, bullying, colegio, educación

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS