Relaciones familiares

Las abuelas empatizan más con sus nietos que con sus hijos

El estudio contó con 50 personas mayores que facilitaron sus experiencias personales con el fin de comprobar el grado de afinidad que tenían con sus nietos.

abuelas y nietos
Fuente: Pexels

El papel de los abuelos en la infancia de un pequeño/a es más relevante de lo que parece. Así lo confirma un interesante estudio que revela que las abuelas pueden llegar a sentir lo que sienten sus nietos. Los abuelos transmiten valores, enseñan conocimientos, experiencias nuevas y transmiten una de las emociones más importantes para que el desarrollo se lleve a cabo sin problemas: mucho amor. Actualmente la esperanza de vida de nuestros mayores es mucho más larga por lo que los niños y niñas tienen la oportunidad de disfrutar de sus abuelos durante más tiempo y, además, tienen una mejor salud y más vitalidad que generaciones anteriores. Pero, ¿qué es lo que hace que una abuela empatice más con su nieto que un padre, o un hermano?  

La hipótesis de la abuela

El estudio, realizado por científicos de la Universidad de Emory, en Atlanta, Georgia, EEUU, está dirigido por James K. Rilling, un profesor de antropología que tenía por objetivo comprender el cerebro de las abuelas así como los beneficios que proporcionan a las familias.  

Existe una teoría llamada “la hipótesis de la abuela”, que señala que si las abuelas viven muchos años después de que finalizan su capacidad reproductiva es porque pueden aportar beneficios evolutivos a su descendencia, como cuidar de los nietos. 

Esta hipótesis además, se ha respaldado con otros estudios. Por ejemplo, en países de África Oriental como Tanzania, cada vez que las abuelas buscan alimento para sus nietos, mejora el estado nutricional de éstos. Otros estudios revelaron que cuando las abuelas se comprometen a criar a sus nietos, los resultados para la familia, en varios aspectos, mejoran, como en el comportamiento, la salud y la enseñanza de los niños. 

Mayor empatía con las emociones del niño

En el estudio de la Universidad de Emory, participaron 50 abuelas, que completaron cuestionarios con preguntas sobre sus experiencias y comprobar el grado de afinidad que tenían con sus nietos.  También fueron sometidas a pruebas de resonancia magnética funcional (fMRI) que medían sus funciones cerebrales cuando veían imágenes de sus nietos, y del padre del mismo sexo que el nieto.

Los resultados mostraron que, al ver a sus nietos, se activaron en sus cerebros las zonas relacionadas con la empatíay el movimiento, las que las hacen sentir como propias las emociones del niño.Por ejemplo, si el crío está triste o si está feliz.

Además, se pudo percibir que la activación cerebral fue mucho más intensa en las abuelas que admitían querer participar más en el cuidado y educación de sus nietos.

Sin embargo, cuando las abuelas vieron la imagen de sus hijos, la activación producida se relacionaba con la empatía cognitiva, lo que implica que su respuesta es más intelectual que emocional. Esto se explica entendiendo que las abuelas tratan de entender más a sus hijos y sentir  más a sus nietos.  

Cuanto mayor bienestar, mejor educación. Con los patrones familiares en pleno cambio  y el aumento de la esperanza de vida, los abuelos ahora están desempeñando un papel cada vez más importante en la vida de sus nietos.

 

Manuela Rodríguez

Manuela Rodríguez

Vídeo de la semana

Continúa leyendo