Higiene infantil

Útiles de aseo propios: ¿por qué es importante que los niños los tengan?

Ya sabemos que la higiene de los niños es esencial, y que ellos lo aprendan también lo es. Por eso una buena manera de que lo asimilen es teniendo sus propias cosas de aseo.

Que los niños tengan una buena higiene es tan fundamental como que se alimenten adecuadamente o que duerman bien. Es muy importante que tengan unos útiles de aseo que les permitan asearse bien y que hagan un buen uso de ellos. Veamos su importancia y algunos consejos.

Las personas llevan teniendo útiles de aseo desde hace siglos. Y es que, la aparición de los mismos marcó una gran diferencia en la vida, pues gracias a ellos, la higiene personal se convirtió en costumbre. A nosotros -que lo tenemos totalmente asimilado- no nos parece nada fuera de lo normal, pero conviene recordar que una vez no fue así.

De hecho, aunque nosotros lo demos por sentado, los niños pequeños puede que no lo hagan tanto y es trabajo de los mayores inculcarles unos buenos hábitos de higiene.

Y precisamente, para acostumbrar a los más peques de la casa a tener un buen cuidado personal, lo mejor que se puede hacer es darles unos útiles de aseo personales para que puedan utilizarlos y aprender a hacerlo.

Útiles de aseos personales

Los útiles de aseo son todas esas cosas que utilizamos para ayudarnos a limpiar nuestro cuerpo. Sobre todo, zonas como la boca, el pelo, las uñas o la piel.

Existen varias clases de útiles de aseo, algunos pueden compartirse con otras personas, pero otras, como los cepillos de dientes, son de uso individual. Y esto, aunque nos parezca lógico, también es esencial enseñárselo a los niños.

Entre los más comunes -que seguro encontramos en la mayoría de hogares- están los cepillos de dientes, los cortaúñas, los peines y cepillos, las esponjas… Además también incluimos los jabones, las toallitas, el papel higiénico, el algodón, la crema, y así entre otros muchos más.

La importancia de tener unos útiles propios

El primer paso para que los niños se acostumbren a tener buenos hábitos de higiene es que desde pequeños tengan sus propios instrumentos de aseo, ya que incluso, esto les motivará a cuidarlos y a mantener su propio cuidado. Veamos algunos consejos:

  • Puedes darles a tus niños un cepillo y una pasta de dientes personales, un peine, toallas y jabón (entre otros). Si involucras a los peques en la elección de sus cosas se sentirán más a gusto con ellas, las cuidarán más, se sentirán más motivados a utilizarlas y seguramente sean mucho más independientes ya que les será más fácil apreciar su higiene.
  • También es bueno que puedan elegir una bolsa de aseo que les guste y que puedan utilizar cuando estén fuera de casa. Por ejemplo, por si tienen que comer en el colegio, en casa de familiares o amigos, o para cuando vayan de viaje.
  • A la hora de elegir los útiles, también es fundamental que estos sean adecuados para niños. Para ello debe tenerse en cuenta el tamaño de los peques, la edad, su destreza manual y su desarrollo. Tampoco se deben usar productos de adultos que puedan ser perjudiciales para ellos.
  • Es importante enseñarles que además de tenerlos, deben conservarlos en buen estado y hacer los recambios correspondientes. Por ejemplo, de nada sirve cepillarse los dientes si se hace con un cepillo demasiado usado que lleva sin cambiarse muchos meses. Lo mismo ocurre con cortaúñas o con peines sucios.

Continúa leyendo