Vuelta al cole

Vuelta al cole: ¿cómo están siendo los primeros días del regreso a las aulas?

La vuelta al cole ha llegado y ya son muchos los niños que se han puesto las mochilas y han encarado su primer día de regreso a las aulas. ¿Cómo está siendo la vuelta al cole? ¿Cómo están trascurriendo los primeros días de regreso a las aulas?

primer día cole
Foto Istock

Llevamos muchos meses hablando de la atípica vuelta al cole que se produciría este año y en algunas comunidades, según la edad, los coles ya han abierto sus puertas para recibir a los alumnos. Detrás del primer día de colegio hay nervios, miedo, preocupación y también muchos preparativos y esfuerzo para tratar de ofrecer seguridad a los niños.

Mercedes Hernández es directora del British Council School en Madrid y nos cuenta que llevan mucho tiempo preparando la vuelta: “Nosotros empezamos a preparar la vuelta a las aulas en mayo en la Fase 2 adaptándola al escenario del momento. Nuestro deseo siempre ha sido la vuelta presencial, ya que un colegio no solo imparte contenidos, también forma a los niños en desarrollo emocional, social, etc. Para preparar esta vuelta al cole lo primero que hemos hecho ha sido visualizarla en su conjunto, es decir, primero partiendo desde que el niño sale de casa: hemos trabajado en qué decir a las familias para que el niño salga de su hogar preparado, lo que tiene que llevar en la bolsa, lo que les deben decir a sus hijos sobre la mascarilla o la distancia social, hacer hincapié en el lavado de manos, qué deben hacer si el niño se pone malo, etc. En segundo lugar, hemos trabajado en el regreso a las aulas y en cómo hacer que el niño esté tranquilo, cómo generarle un bienestar y evitar que se desarrollen miedos, hacer entender que lo que ha pasado nos preocupa a todos, pero que se están poniendo soluciones, etc. Y en tercer lugar nos hemos centrado en qué pasa cuando llegan al cole. En este punto hemos habilitado nuevas entradas, hemos establecido sistemas unidireccionales para evitar que los niños se crucen, hemos creado nuevos espacios y hemos adaptado otros externos para que sean aulas de aprendizaje exterior, hemos trabajado sobre cómo podíamos facilitar el distanciamiento social en función de los diferentes grupos de edad, ya que tenemos estudiantes desde los dos a los dieciocho años. En los más pequeños, los de Infantil, son las llamadas “burbujas” como grupos de convivencia estable, pero que tengan acceso a todos los recursos del centro, por eso había que determinar cómo asignar su sección del patio, qué juguetes y materiales pueden utilizar, qué baños son los que van a usar, cómo organizar los turnos de comidas, etc. En este sentido hemos ampliado el comedor también. Además, hemos traído seis aulas móviles, tenemos estaciones de lavado y hemos hecho formaciones con los niños sobre lavado de manos, uso de gel hidroalcohólico, etc” argumenta Hernández, explicando que han hecho todo lo posible por volver con “los deberes hechos”.

Ante la situación en la que estamos, la ya denominada “nueva normalidad” en la que realmente de normal hay poco, un factor clave es aprender. Este año, no solo los niños aprenden en el colegio, sus profesores y los equipos directivos también han tenido que formarse para afrontar la vuelta a las aulas: “Una clave de esta vuelta al cole ha sido la formación: aprender cómo cuidarme y cómo cuidar a otros, hacer que los niños se sientan parte de un colectivo, de una comunidad en la que todos nos cuidamos”, explica Hernández.

Y todo este proceso ni ha sido ni es fácil, ya que en los centros se han encontrado con muchas dificultades a las que hacer frente. Para Mercedes, la principal ha sido el cambio constante: “Lo que pensábamos hacer en mayo a la semana había que cambiarlo, lo que pensamos en julio, después con los rebrotes y el aumento de cifras hubo que cambiarlo también y seguiremos cambiando y adaptándonos según lo requiera la situación. También es muy complicado valorar toda la información que nos llega de las autoridades sanitarias y encontrar la forma más práctica de aplicarla y después informar a todo el mundo de esas medidas”, reconoce.

¿Cómo están afrontando los niños el regreso a las aulas? ¿Qué cambia respecto a otros años?

El primer día de colegio siempre es toda una experiencia, tanto para niños como para mayores. Nervios e ilusión a los que este año se suman preocupación y miedo en muchos casos. Este inicio atípico se está notando en el comportamiento de los niños al afrontar la vuelta al cole: “Me ha sorprendido mucho que el primer día este año los niños han estado mucho más tranquilos, a veces les tienes que recordar dónde está la fila, que se coloquen, pero este año se colocaban solos, mantenían la distancia, están como más disciplinados, se ha creado una conciencia social de que este año es diferente. En Infantil el primer día de colegio suele ser duro para los niños y también para los padres, pero este año parece que la gente se ha preparado más emocionalmente y ha sido más tranquilo. Por ejemplo, nosotros les dijimos que no llevaran flequillo, para evitar que se tocaran la cara, y se ha cumplido con la recomendación sin problema”, cuenta Hernández.

En esta “nueva normalidad” en las aulas hay que hablar también de nuevos conceptos, como los ya conocidos “grupos burbuja” que tanto están dando que hablar. Esta realidad es difícil de gestionar, pero para los más pequeños también es difícil comprender lo que implica: “Los niños pequeños no entienden lo de los “grupos burbuja” y tenemos que explicarles que solo pueden jugar, por ejemplo, con los de su clase. Ellos no entienden el concepto, pero sí saben que en su entorno, durante este tiempo, han visto y se han relacionado con mucha menos gente, por eso, es importante adaptarnos a su edad y les explicamos la situación, les decimos que son medidas para evitar volver a lo que ha pasado, un pequeño sacrificio para cuidar a nuestros amigos, abuelos, etc. les hablamos de vacunas para que tengan esperanza en el futuro…Tratamos de explicarles su responsabilidad, darles un trabajo que depende de ellos, para que lo entiendan con lógica y la verdad que se toman las cosas muy en serio”, explica la directora del British Council School.

Son, precisamente, los escolares de menor edad los que más preocupan, tanto a los equipos educativos como a las familias, ya que es complicado garantizar que guarden la distancia social o que entiendan que su forma de relacionarse tiene que cambiar: “Ha sido todo muy raro, los peques querían afecto y no se lo puedes dar como hacíamos antes…En el recreo querían abrazarse y se quitaban la mascarilla a veces y en Infantil, como la mascarilla no es obligatoria, muchos la llevaban y otros no”, argumenta Maite, profesora de primaria en un colegio público de Madrid, sobre cómo ha sido el primer día en su centro.

“En el recreo, con los de Infantil, resulta casi imposible que mantengan la distancia. En clase sí, porque las mesas se han colocado de tal manera que se pueda guardar, pero en el patio es muy difícil”, asegura Mónica, maestra de Audición y Lenguaje en un colegio público de Madrid.

¿Han ido menos niños a clase en este inicio de la vuelta al cole?

Esto depende mucho de la comunidad autónoma, de las zonas y de cada centro, pero algunos docentes sí reconocen haber notado una menor afluencia de niños en este arranque de curso: “En mi colegio ha habido clases con muy pocos niños, los padres con los que hemos hablado afirmaban tener mucho miedo”, admite Mónica.

Protocolo en casos de contagio

Los colegios cuentan con protocolos de actuación cuando tengan sospechas de un caso de contagio de COVID-19:  "Si hay sospecha de que un niño pueda tener COVID-19, es llevado al área habilitada para ponerle en aislamiento hasta que se contacta con la familia y va a buscarlo. Se les orienta para que vayan a casa y se pongan en contacto con el centro de salud. Si se confirma el positivo, las autoridades sanitarias se ponen en contacto con nosotros y si nos indican que debemos establecer la cuarentena, lo haríamos y pondríamos en marcha el plan 2: la educación a distancia. Si el positivo se da entre el personal docente, el protocolo sería el pautado: esa persona se va en aislamiento a su domicilio, se tiene que poner en contacto con el centro de salud para confirmar si es COVID-19 y, si es así, debe estar en cuarentena. Para nosotros es importante estar en contacto con ese profesor ya que algunos de nuestros docentes son de Reino Unido, por ejemplo, y puede que aquí no tengan familia. Es importante hacer que se sientan acompañados, que no crean que están solos, por eso organizaremos cafés virtuales, como hemos venido haciendo durante el confinamiento”, comenta Mercedes como directora del British Council School.

Educación a distancia

Aunque la vuelta a las aulas de manera presencial ha sido y es la vía prioritaria que han decretado desde el gobierno, los colegios también han trabajado en desarrollar y potenciar planes B de educación en casa por si hicieran falta poner aulas en cuarentena o, en el peor de los escenarios, volver a la modalidad educativa online de forma exclusiva: “en cuanto a la educación a distancia, hemos puesto cámaras en las clases para poder compartirlas con alumnos que puedan estar en casa, tanto si es por un aislamiento individual como de un aula concreta, por ejemplo. Puede haber casos en los que un niño no se encuentre bien y la familia decida que se quede en casa hasta saber la naturaleza de la enfermedad. Hacemos sesiones para que las familias puedan aprender a detectar problemas de salud en sus hijos y hemos estado formándoles en COVID-19 y también valorando cómo les podemos ayudar cuando una familia tiene un caso en su entorno. Toda esta gestión es muy complicada, porque también está la parte emocional porque en las familias hay miedo, hay preocupación y debemos dar apoyo”, concluye Hernández.

foto firma

Cristina Cantudo

Soy periodista y mi pasión es comunicar, conectar con la gente y convertir en palabras las ideas. Soy amante de la lectura, la poesía, me encanta viajar, descubrir y aprender. Intentaré compartir con vosotros todo lo que me resulte interesante y emocionante.

Continúa leyendo