Ir a la escuela

Cuando ir a la escuela se convierte en deporte de riesgo

Aunque estamos acostumbrados a que el camino a la escuela sea un trámite más sin importancia, no es así en todo el mundo. Cuando ir a la escuela supone atravesar un río, una montaña o andar durante más de cinco horas, la cosa cambia.

¿Imaginas tener que atravesar una montaña a pie para poder llegar a la escuela? ¿O tener que cruzar un río con un flotador para ir a estudiar? En el mundo occidental nos parece prácticamente imposible esta idea pero, lo cierto es que siguen siendo caminos que multitud de niños tienen que hacer a diario en los países menos desarrollados para poder llegar a su objetivo: aprender a leer y escribir.

Quizás no cause tanta sensación después de leerlo pero, te aseguramos que si ves las imágenes, aprenderás a valorar que tus pequeños puedan ir a la escuela andando por la acera o en coche en menos de 20 minutos

Continúa viendo nuestras galerías