Libros

Cuentos para enseñar a tu hijo a manejar su frustración

Son muchas las situaciones que pueden desencadenar en vuestro hijo sentimientos de frustración, un sentimiento difícil de controlar. Con estos libros les ayudaremos a controlarlos. No se trata de reprimirlo pero si de saber manejar los sentimientos.

La frustración y el enfado van de la mano con el desarrollo natural del niño. Cuando se acercan a los dos años, o metidos ya en el terremoto de los 24 meses, comienzan a sentir y experimentar un montón de emociones; con ellas aprenden a identificar situaciones y sensaciones. Este es un paso que es fundamental para que crezcan y tengan un óptimo desarrollo.

Aprender a identificar emociones es importante pero resulta estresante y frustrante para el niño porque al no poder expresarlo con palabras, ya que ni hablan mucho ni tienen el vocabulario para poder explicarlo, les resulta un motivo grande de frustración que deriva en grandes enfados y explosivas rabietas. Enseñarles cómo gestionar estas emociones resulta una tarea primordial a los dos años, y una lección que les acompañará toda la vida. 

Los autores Salovey y Meyer acuñaron el término de Inteligencia Emocional y la definieron como “la habilidad para manejar los sentimientos y emociones, discriminar entre ellos y utilizar estos conocimientos para dirigir los propios pensamientos y acciones“. Esta habilidad, puede aprenderse y desarrollarse mediante el esfuerzo por captar de manera consciente las propias emociones y las de los demás.

Este tipo de inteligencia es la primera inteligencia que debemos potenciar y estimular en los niños. Después vendrán otras, definidas por Howard Gardner como inteligencias múltiples, como la inteligencia lingüística-verbal, la natural, la lógica-matemática, espacial, musical, corporal-cinestésica. Además de estas inteligencias, existen dos más que están relacionadas con las relaciones personales y se conocen como inteligencia interpersonal e intrapersonal, en las que se enmarcaría la inteligencia emocional. Estas se desarrollan a nivel social, empático e individual y potenciarlas y desarrollarlas asegura que el niño crecerá con autonomía personal, autoestima, asertividad y la capacidad de poder expresar sus emociones sin caer en la frustración que vemos a menudo en niños, jóvenes y adultos.

Ante todo, paciencia. Los niños pasan la época de las rabietas y si les enseñamos a gestionar sus emociones, la frustración y el enfado, terminarán antes. Para ayudaros con esta tarea os hemos preparado una galería con libros infantiles y cuentos que los entretendrán, divertirán y ayudarán a aprender a gestionar todo el torbellino de emociones que sienten cuando crecen.

Continúa viendo nuestras galerías