Tipos de aprendizaje

Estilos de aprendizaje. ¿Tu hijo es visual, auditivo o kinestésico?

Cada niño tiene una forma de aprender que le encaja más que otra. ¿Sabes cuál es la que mejor le va a tu hijo? Descúbrelo y ayúdale a potenciar sus puntos fuertes en el aprendizaje.

0 / 0
Lenguaje. Al hablar, mi hijo…

1/15 Lenguaje. Al hablar, mi hijo…

Vocabulario. Mi hijo ...

2/15 Vocabulario. Mi hijo ...

Aficiones. ¿Qué divierte a tu hijo?

3/15 Aficiones. ¿Qué divierte a tu hijo?

Aficiones. Mi hijo ...

4/15 Aficiones. Mi hijo ...

Habilidades artísticas. A mi hijo…

5/15 Habilidades artísticas. A mi hijo…

Habilidades motoras. ¿Qué deportes le gustan a tu hijo?

6/15 Habilidades motoras. ¿Qué deportes le gustan a tu hijo?

Habilidades motoras. ¿Qué actividad se le da mejor a tu hijo?

7/15 Habilidades motoras. ¿Qué actividad se le da mejor a tu hijo?

Los amigos. Mi hijo ...

8/15 Los amigos. Mi hijo ...

Comportamiento social. Mi hijo ...

9/15 Comportamiento social. Mi hijo ...

Emociones. A mi hijo ...

10/15 Emociones. A mi hijo ...

Emociones. Mi hijo ...

11/15 Emociones. Mi hijo ...

Memoria: Mi hijo ...

12/15 Memoria: Mi hijo ...

Memoria. Mi hijo ...

13/15 Memoria. Mi hijo ...

En el colegio. Mi hijo ...

14/15 En el colegio. Mi hijo ...

En el colegio. Los profesores me dicen de mi hijo que ...

15/15 En el colegio. Los profesores me dicen de mi hijo que ...

Estilo de aprendizaje visual

niño haciendo puzzle

Las personas preferentemente visuales relacionan el aprendizaje con las imágenes. Se calcula que entre el 50 y el 60% de la población pertenece a este grupo. En el colegio, mucho de lo que se enseña está enfocado a este tipo de niños: cuentos, demostraciones en la pizarra, lecturas, etc. Los niños visuales recuerdan mejor lo que leen que lo que escuchan: seguirán las explicaciones del profesor, pero aprenderán sobre todo por los libros y apuntes. Tienen facilidad para absorber grandes cantidades de información a la vez y se les dan bien los conceptos abstractos.

¿Qué le viene bien?
Para potenciar sus puntos fuertes, cómprale cuadernos bonitos, lápices de colores y pintura de dedos que estimulen su creatividad.
Hazte con un juego de esas tarjetas en las que aparece representado un objeto con el nombre escrito debajo y colócalas en lugares bien visibles de vuestra casa para potenciar su vocabulario.
Con estos niños funcionan muy bien los “mapas mentales”, un sistema que se utiliza en los colegios para estimular el pensamiento y la memoria por medio de palabras clave, colores, imágenes, dimensión, secuencia, lógica e imaginación.
Cuando el niño tenga que aprender conceptos complejos, le ayudarán los bocetos, dibujos animados o gráficos.
Los niños visuales son con frecuencia pequeños teleadictos. Para animarle a moverse, lo mejor es proponerle actividades que impliquen movimiento, apelando a su preferencia visual: fotografía, cerámica, exposiciones… También le gustarán los juegos de pelota, en los que se necesita una buena coordinación ojo-mano.

Estilo de aprendizaje auditivo

niños con cazamariposas

Los niños cuyo sentido predominante es el auditivo piensan y recuerdan de manera secuencial y ordenada, por eso prefieren los contenidos orales y los asimilan mejor cuando pueden explicárselos a otra persona o repetirlos en voz alta. En el colegio retienen con facilidad las explicaciones del profesor, y pueden memorizar las lecciones repitiéndolas con sus propias palabras. Si tu hijo es auditivo, tendrá una memoria bien entrenada y no le costará recordar conceptos nuevos. Se le darán bien la música y los idiomas, aunque pueden costarle más la ortografía y los problemas matemáticos, que se asimilan de manera visual.
Se puede potenciar el aprendizaje de estos niños con material auditivo (cds, dvds etc), con debates y con lecturas en voz alta. Se calcula que entre un 10% y un 20% de la población privilegia el estilo de aprendizaje auditivo.

¿Qué le viene bien?
A tu hijo le resultará más divertido estudiar con un amigo, grabar las lecciones o “cantarte” los temas para aprendérselos. Estimula a tu niño para que te explique las cosas, esto también le ayuda a aprender. Cuando tenga que concentrarse o memorizar algo, le vendrá bien escuchar música instrumental bajita. Para potenciar su capacidad visual, juega con el niño a juegos de memoria y mikados. También le vendrá bien ver con papá y mamá mapas y planos de ciudades y comentar dónde está cada cosa, cómo ir de un sitio a otro… Para fomentar su capacidad de movimiento: proponle actividades en grupo como hacer teatro, ballet o cantar en un coro. Las excursiones en familia, la jardinería o volar cometas le ayudarán a relajar el estrés.

Estilo de aprendizaje kinestésico

madre e hijo haciendo surf

Si tu hijo es kinestésico, probablemente tiene talento para casi cualquier deporte, pero no necesariamente para la escuela. Lo importante es que tanto el niño como sus padres tengáis claro que no es menos inteligente que los demás, solo que en la escuela la mayoría de las técnicas de aprendizaje están más adaptadas a los niños visuales y auditivos.
Los niños kinestésicos aprenden, sobre todo, al interactuar físicamente con los materiales educativos. El tacto es su sentido predominante, y recuerdan mucho mejor lo que hacen que lo ven o escuchan, porque necesitan asociar los contenidos con movimientos o sensaciones corporales. Son los típicos niños que “no pueden estarse quietos en clase”. Entre un 30% y un 50% de la gente privilegia este estilo de aprendizaje, que es más frecuente en los niños que en las niñas. La forma de almacenar la información de los niños kinestésicos es la más eficiente para todo lo que tiene que ver con lo deportivo y artístico, mientras que se les da peor recordar la información académica.

¿Qué le viene bien?
El deporte, el dibujo y la pintura, los experimentos de laboratorio y los juegos de rol, mejoran su aprendizaje.
Si tiene que memorizar algo o hacer ejercicios de matemáticas, deja que camine, se levante de la silla o sacuda los pies.
Ayúdale a planificar sus deberes. Estos niños se defienden mejor en tareas de tiempo limitado y con descansos frecuentes.
Posiblemente la caligrafía no será su punto fuerte: tendrá que practicarla, pero también le estimulará aprender a escribir en el ordenador.
Combina el aprendizaje con el movimiento. Por ejemplo, si le haces preguntas sobre algo que tenga que aprender para clase, tu hijo puede intentar encestar una bola de papel en la papelera cada vez que acierte una respuesta.
Para reforzar su lado auditivo, anímale a jugar con un micrófono para grabar cuentos, canciones, chistes o para retransmitir los eventos familiares, como si fuera un locutor de radio.
Leer el periódico contigo, viendo las fotos, y comentar las noticias le vendrá bien para potenciar su capacidad visual y oral.
Lee con él cada día un capítulo de una historia emocionante antes de dormir.