Educar en positivo

5 frases que NUNCA deberíamos decir a nuestro hijos

Un hijo es el tesoro más grande que tenemos, es una concentración de riqueza en estado puro. Y nosotros, como padres, tenemos la misión de hacer a este tesoro brillar. Para conseguir que nuestro hijo brille, debemos educarle de manera acompañada, positiva y empática. Para ayudarte, te animamos a no decir nunca estas frases. ¿Te apuntas?

01:08

Existen palabras poderosas que pueden ayudar a nuestros hijos a  motivarse y a sentirse seguros en su vida cotidiana, pero, de igual forma que existen esas frases, hay otras expresiones que, sin darnos cuenta, usamos de forma habitual con nuestros pequeños y que pueden ser devastadoras para la autoestima de los niños.

Una buena educación también se basa en el respeto y el buen trato que nosotros damos a nuestros hijos y, por consiguiente, en el mensaje claro y coherente que éstos reciben de sus progenitores.

Saber reconocer nuestros errores y centrarnos en los esfuerzos y logros de nuestros hijos son claves para que nuestros pequeños se sientan a salvo y escuchados. Por ello, te traemos una lista de frases que nunca debes decirle a tu hijo si lo que quieres es que se convierta en un adulto seguro de sí mismo, respetuoso y con autoestima.

'Gran trabajo' o 'Buen trabajo'
Aunque parezca una buena forma de felicitar el trabajo bien hecho, existen estudios que afirman que lanzar este tipo de frases cada vez que el pequeño haga algo bien puede provocar que este desarrolle la dependencia a tu aprobación y olvide su propia motivación para hacerlo bien. Procura ahorrar este tipo de cumplidos para las ocasiones que merezcan la pena y sé lo más específico posible. Leer más sobre los elogios

'Estás bien' o 'no pasa nada'
Cuando tu hijo se cae y viene con lágrimas en los ojos debes seguir tu instinto y consolarle. Si tu pequeño se acerca a ti llorando es porque algo no está bien, por lo que pedirle que no llore o que está bien puede provocar un sentimiento confuso en el niño. Estas frases solo provocan un sentimiento de vergüenza en nuestro pequeño y hacen que reprima sus sentimientos. Nuestra misión es ayudarle a que entienda y también lidiar con sus emociones, no descartarlas.

'Date prisa' o 'corre'
Tu hijo tarda más de la cuenta en tomar su desayuno, y nosotros le metemos prisa le estaremos creando una presión adicional. Animamos a suavizar el tono diciéndole, “vamos a darnos prisa”, para que sea un trabajo colaborativo. O quizás lo puedes convertir en un juego: “apostemos a ver quién se pone los pantalones primero”.

'Ten cuidado' o 'te vas a caer'
Es cierto que entre más tiempo tu hijo dedique a afinar sus destrezas, éstas sin duda serán mejores. De cualquier manera esta frase puede aumentar la presión que ellos sienten al realizar una actividad que implique ganar o ser el mejor. Debemos aliéntalos a que trabajen y se esfuercen porque así perfeccionarán sus destrezas y se sentirán orgullosos de su progreso.

'Te ayudo' o 'se hace así'
Permitamos que cometan errores e investiguen porque es la única vía para aprender. Ayudar a un hijo demasiado pronto le perjudica. “Les están dando el mensaje que si cometen errores, es porque no entrenaron lo suficiente,” dice Joel Fish, autor de 101 Ways to Be a Terrific Sports Parent.


También te puede interesar: 5 errores frecuentes de sobreprotección

Etiquetas: autoestima, autonomía, cómo educar hijos, educación, sobreproteger

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS