Educación

10 claves para establecer una buena relación con tus hijos

El apego seguro es el último fin al que todos queremos llegar en la relación con nuestros hijos. ¿Pero es tan sencillo como saber, teóricamente, en qué consiste? Te Damos diez claves prácticas para empezar con él en casa.

Tener un hijo siempre es sinónimo de incertidumbre para el hombre y/o la mujer que se convierten en padres. ¿La principal? La que se repetirá, prácticamente, a lo largo de toda la vida: ¿lo estaré haciendo bien?

Pues bien, una de las máximas a la que todos nos gustaría aspirar es a una buena relación con nuestro hijo o hija, basada siempre en el apego seguro.

Pero, de acuerdo a las palabras del psicólogo Rafa Guerrero, el mero hecho de practicar el apego seguro no nos garantiza que vayamos a conseguirlo por nosotros mismos. ¿Por qué? Porque para poder practicarlo con nuestro hijo, es necesario que antes lo hayan practicado nuestros padres con nosotros; en definitiva, que estemos preparados intrínsecamente para ello.

Si este no fuera nuestro caso (te recordamos que se estima que solo un 50-60% de los padres actuales han recibido un apego seguro en su infancia), podemos asistir a terapia psicológica desde que nos pongamos a buscar el embarazo. Así, cuando el bebé nazca ya tendremos unas bases sólidas sobre las que apoyarnos y acercarnos más a este tipo de apego.

10 claves prácticas para establecer relaciones sanas

Además de todo esto, el psicólogo Rafa Guerrero establece en su libro ‘Educar en el Vínculo’ (Ed. Plataforma Actual) diez claves prácticas para que los padres se acerquen a la relación de apego seguro de manera fácil. Todas están basadas en la manera de relacionarnos con nuestros hijos y, tal y como comenta el experto, también a vincularnos de manera sana con ellos.

Te las resumimos a continuación:

  • Buscar el equilibrio entre la protección y la autonomía: es decir, tenemos que darles ambas cosas, aunque a priori resulte algo complicado. “para conseguirlo, antes tendremos que sintonizar con ellos para conocer sus necesidades”, explica Guerrero.
  • Actuar sin juzgar ni criticar a nuestros hijos: su personalidad no se define por si sacas buenas o malas notas o por si es más o menos inquieto. Tienes que querer a  tu hijo por ser tu hijo.
  • Muéstrate humano ante ellos: según el psicólogo, es necesario que nuestros hijos no nos vean como superhéroes, si no como personas humanas que también cometen fallos, lloran y discuten.
  • Haz a tu hijo responsable de sus errores
  • Mantén la calma
  • Sigue cuatro pasos: Disponibilidad: debemos estar disponibles para ellos siempre; Accesibilidad: estar disponible no es lo mismo que estar accesible: cuando estamos con el móvil, aunque físicamente estemos con nuestros hijos, no sienten accesibilidad hacia nosotros; Sintonización emocional; Responsividad: darle lo que realmente necesita
  • Diferencia entre emoción y conducta
  • Hazte cargo del mundo emocional de tu hijo: tenemos que ayudarle a comprender sus emociones
  • Si tu hijo no es capaz de hacer algo añade un ‘todavía’ a esa expresión de ‘no puedo’: los niños deben saber que hay cosas que, por edad o fisionomía, no pueden realizar (de momento). Deja que sea él el que se dé cuenta de ello
  • No escondas lo negativo: habla de lo desagradable, explícaselo
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

También te puede interesar:

Continúa leyendo