Rabia

Claves para manejar sin agobios la rabia infantil

Aunque parezcan pequeñas fieras, la rabia en la edad infantil es algo completamente normal. Queda en manos de los padres la forma de llevarla y de dirigirse de manera correcta a sus peques. Para ayudaros, el psicólogo Rafa Guerrero aporta algunas claves.

Texto Marta Moreno/Vídeo Jesús Nicolás

No nos cansamos de repetir la importancia de inculcar una correcta y rica educación emocional y en valores desde el nacimiento (e, incluso, desde que el bebé está en la tripa de mamá). Solo así nos aseguraremos de que los niños crecerán en un entorno sano y con un correcto desarrollo que le permitirá tomar decisiones correctas y autocontrolarse cuando sea adulto.

Uno de los momentos que a los padres les cuesta más trabajo manejar son las temidas rabietas y el enfado de los peques. Por eso, algo que debemos tener en cuenta es que es necesario que les enseñemos a poner nombres a sus emociones y que les hagamos conscientes de que tienen todo el derecho del mundo a ponerse así. No debemos reprimir ninguna de sus emociones, sea esta positiva o negativa.

En el caso de la rabia, que habitualmente suele producirse en momento de rabietas, será perfecto disponer de tácticas con las que los padres puedan mostrarle qué significa y cómo pueden controlarla de una manera adecuada. ¡Eso sí! No olvides nunca que para poder hacerlo, primero debes entenderlas tú.

Leer las tácticas perfectas para conseguirlo es sencillo pero todos sabemos que sin unas buenas pautas de actuación que poner en práctica en el momento adecuado, la cosa es bastante difícil.

Por eso, hemos decidido contactar con Rafa Guerrero, psicólogo infantil experto en TDAH, para que nos ofreciese algunas pautas de actuación sencillas para manejar la rabia de los peques. Entre ellas, nos cuenta que lo más importante es que sepamos cuál es la función de la rabia para, a partir de ahí, actuar. Rafa Guerrero comenta que esta emoción aparece, sobre todo, en cuatro momentos diferentes: cuando nos dicen ‘no’ a algo, cuando experimentamos la injusticia, cuando hemos de terminar una actividad placentera (como cuando mandamos a los niños recoger sus juguetes) o cuando nos obligan a hacer algo que no nos gusta.

Una vez sabido esto, llegaría el momento de reconocer esa emoción de rabia (has de tener en cuenta que suele expresarse con enfados, agresión, enojos, ira o frustración) para, después, legitimarla, permitirle estar así y, sobre todo, mostrarnos cercanos y comprensivos con ellos. Es decir, debemos ser capaces de normalizar esa emoción y permitirles sentirse así. Por último, buscaríamos la mejor forma de canalizar la rabia: tal y como él mismo explica, el deporte, las actividades o los juegos pueden ser una maravillosa herramienta para ello.

Si quieres saber qué más nos ha contado, solo tienes que darle al play en este vídeo.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo