Regalos para niños

La regla de los cuatro regalos para cumpleaños y Navidad

Los expertos tienen claro cuál es el número ideal de regalos que deberían recibir los niños en cumpleaños y Navidad: cuatro. ¿Por qué? Porque si regalamos más podemos estar haciendo un flaco favor al desarrollo de sus emociones. Te contamos más.

“Síndrome del niño hiperregalado”, ¿te suena este concepto? Quizás no lo has escuchado nunca pero es el término que han apodado los expertos en psicología infantil para referirse a los niños que presentan signos en su carácter de haber tenido demasiados regalos a lo largo de su vida.

Y es que, aunque todas las familias queremos lo mejor para los peques y nos gustaría darles todos los caprichos que piden por la boca, lo cierto es que tendríamos que inculcar a todos los miembros (sí, también a los abuelos y a los tíos) que hay un número de regalos máximo para que los niños valoren aquello que se les da. ¿Quieres saber el número? Cuatro. Cuatro regalos es la cantidad perfecta para evitar el Síndrome del niño hiperregalado, que se asocia a niños que pierden la ilusión cuando están abriendo los regalos, que presentan apatía y que, incluso, se enfaden si no abren el paquete que ellos esperan recibir en lugar de valorar todo lo que han recibido.

Incluso, pueden llegar a convertirse en niños poco agradecidos y algo exigentes con la calidad y el nivel de los regalos.

Sigue estas cuatro reglas

Por eso, los psicólogos lo mejor es hacer cuatro regalos. Pero no cuatro regalos cualquiera. Para que la regla sirva, tenemos que escoger un regalo de cada una de las siguientes categorías:

  • Algo que les sirva para llevar puesto: unos zapatos, ropa, algún complemento, una mochila, etc.
  • Algo para leer: ya hemos hablado en varias ocasiones de la importancia de la lectura para el desarrollo infantil. Por eso, es fundamental que siempre incluyan un libro en la lista de regalos. ¿Lo mejor? Dejar que sean ellos quienes escojan el título.
  • Algo que realmente deseen: aquí incluiremos su mayor deseo navideño o de cumpleaños. El juguete que quieren de verdad.
  • Algo que realmente necesiten: ¿Se les ha roto la mochila? Podemos cambiarla. ¿Es hora de dar un giro a la decoración de su cuarto? Les obsequiaremos con algo que puedan guardar para siempre.

Es decir, esta regla se basa en dar más importancia a la calidad de los regalos que a la cantidad que reciban. Además de seguirla a rajatabla, una buena opción es hacer partícipes a los niños de ella (sobre todo si hasta ahora han estado recibiendo más regalos de la cuenta). Una buena forma de que se acostumbren a recibir esa cantidad máxima de regalos en ocasiones especiales.

Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo