Apego seguro

Tips para comenzar a practicar en casa el apego seguro

El apego seguro es el tipo de crianza que hará que nuestros hijos, cuando se conviertan en adultos, lo hagan siendo autónomos, seguros y responsables de sí mismos. Debemos fomentarlo desde que nacen y, para comenzar, estos tips son perfectos.

Hace unas semanas os contábamos que no cualquier persona está preparada para practicar el apego seguro con sus hijos y que, de hecho, de acuerdo a las palabras del psicólogo infantil Rafa Guerrero, del 90% de las familias a las que les gustaría conseguirlo, tan solo lo logra el 60%.

¿A qué se debe esto? Pues, tal y como también informábamos, la capacidad de practicar un apego seguro con nuestros hijos depende, en gran medida, de si nosotros venimos de haber practicado un apego seguro con nuestros padres. Probablemente no pero no pasa nada: para estos casos, la constancia y las ganas de querer conseguirlo serán más que suficiente.

Tal y como comentaba Guerrero, será bueno que los padres acudan a una terapia donde les ayuden a preparase para comenzar a practicar este tipo de relación con su descendencia.

Y es que, recordemos, las ventajas de guardar una relación de apego seguro con los peques es sinónimo de buen desarrollo mental para ellos: crecerán siendo adultos autónomos, seguros de sí mismos y con la suficiente confianza como para saber qué es lo que quieren en todo momento.

Sigue estas normas en casa

No obstante, además de ir a terapia en caso de que tu apego con tus padres no haya sido seguro, es bueno tener en cuenta una serie de consejos prácticos que podemos comenzar a poner en marcha desde ya en casa. Los mismos os ayudarán a conseguir la meta deseada: el apego seguro.

Para asesorarnos sobre ellos contamos con la ayuda del psicólogo Rafa Guerrero. Tal y como él mismo nos confirma “el apego seguro no depende de querer, si no de poder”. Estas son algunas de las claves que considera básicas:

  • Protección y vinculación: hay que establecer vínculos con los niños, ya seamos familia o cuidador.  Es decir, deberemos favorecer un contexto de seguridad y protección donde creamos que van a sentirse cómodos y protegidos.
  • Autonomía: paralelamente a este, Guerrero comenta que es indispensable fomentar su autonomía: “es bueno que experimente, que haga cosas por sí solo, que se sienta protegido pero también con la suficiente autonomía como para ser exploradores”.
  • Disfrutar: “es necesario que los niños disfruten cuando estén con mamá y papá y viceversa”, comenta Rafa.
  • Rol de padre: es necesario, de acuerdo al experto, que actuemos siempre como padres (con las características y tareas que ello conlleva) y que, por el contrario, no intentemos ser colegas o profesores de nuestros hijos.
  • Seamos decodificadores: no podremos perder de vista tampoco la importancia de que expliquemos a nuestros hijos todo lo que siente o pasa a su alrededor: “es necesario que demos un sentido y una narración a lo que ocurre en el día a día de los niños”, explica Rafa, Así, por ejemplo, le contaremos por qué se siente triste, por qué siente dolor o qué significa eso que le está provocando miedo.
Marta Moreno

Marta Moreno

Como dijo Nelson Mandela “la educación es el arma más poderosa que existe para salvar el mundo”. ¿Qué tal si educamos desde el respeto, el amor y en familia?

Continúa leyendo