Bodas con niños

Apuesta por estos colores para los niños en las bodas

El vestuario de los niños en una boda es algo que nos preocupa demasiado. Te damos algunos trucos para aprender a elegir los colores más adecuados.

Niños en la boda

Vestir a los niños para una boda puede ser muy especial, tanto para los padres como para ellos. Si elegís las prendas y los complementos adecuados, se sentirán fabulosos y no querrán quitarse el conjunto en todo el día. Así que vamos a ver cómo vestir a los niños para la boda.

De la misma manera que cuando escoges la ropa que vestirás tú, cuando vais a seleccionar la de los pequeños de la casa, debéis tener en cuenta una serie de aspectos. El lugar del evento, la fecha y la hora van a condicionar en cierto modo la elección de unos colores o de otros.

 Al igual que los adultos, los niños deben vestir acordes al estilo de la boda. De lo contrario, restará personalidad y la boda perderá esa uniformidad buscada por los novios.

Sin ninguna duda, lo principal siempre es optar por looks frescos y sencillos para nuestros pequeños. Que sean cómodos y, al mismo tiempo, que estén elegantes.

 Para bodas de día, los colores suaves para niños y niñas sientan fenomenal. Por ejemplo los tonos beige, ocres, grises, azules celestes o rosas palos son ideales.

Si hablamos de una boda de noche, podemos vestir a los pequeños de la casa con toques de colores más intensos u oscuros.  El azul marino, el verde oscuro o el rojo pueden ser opciones ganadoras. Pero es muy importante que solamente sea para los detalles. La delicadeza de los tonos claros es insuperable.  

¿Qué te parece combinar un tono pastel en el pantalón del niño con una camisa blanca? Y, en el caso de las niñas, ¿un vestido crema con un fajín de color? Los tonos rosados para las niñas y los azules para los niños son un clásico que no pasan de moda. Pero podéis ser más arriesgados y optar por tonos corales o amarillos que triunfarán para ambos.

Además, para los meses calurosos, las telas como el lino o el algodón serán las más soportadas por los niños. Y en invierno los tejidos más gruesos y calientes.

El calzado si se combina con los toques de color que lleva el traje, queda perfecto. Unas sandalias o francesitas a todo color siempre pueden ser el eje central del estilismo.

Recordad que estamos hablando de niños pero que tienen su propio gusto, es imprescindible que vayan cómodos y se sientan felices con sus trajes.  No se trata de que vayan disfrazados, sino de que disfruten con su look.

Este claro que el mejor color del mundo es aquel que a cada uno más favorece. No queda duda de que los colores más apropiados son los claros combinados con algún toque de color en los complementos, pero al igual que no hay dos personas adultas iguales, tampoco existen dos niños iguales. Ten en cuenta sus particularidades; la edad puede ser determinante en estos casos.

Aprovechad estos eventos para que vuestros pequeños brillen con luz propia. Dejadles que, en cierta parte, tomen ellos la decisión de qué llevar puesto. ¡Estarán encantados!

 

Escrito por Carla González, de Zankyou

CONTINÚA LEYENDO