Pros y contras

Gafas de montura de silicona: cuándo y para qué son recomendables

Son la alternativa ideal a las de metal y plástico porque son resistentes, flexibles y ligeras, cuestiones esenciales para que los peques se acostumbren a ellas y para que duren más tiempo.

Lo que no hace tanto era una rareza, ver a niños en las escuelas infantiles y cursos de segundo ciclo de educación infantil con gafas, es ahora muy habitual. El diagnóstico precoz de los problemas de visión ha mejorado muchísimo en los últimos años y esto supone un evidente crecimiento porcentual de la población infantil menor de 5 años que lleva gafas.

No hay datos que lo demuestren, pero cualquier persona que acuda a dejar o recoger a su hijo o hija en dicho tramo de edad al cole o escuela infantil lo detecta con una simple mirada a conciencia. Este hecho es beneficioso a todas luces porque reduce los problemas de visión de los peques en el futuro, pero implica una dificultad en el presente para sus padres: elegir gafas.

Con esta edad, el cuidado no es el mismo que el de un niño más mayor o el de un adolescente, por mucho que se lo intentemos inculcar. Ya no es que no vayan a tener cuidado con sus gafas, que seguramente lo tienen la mayoría de ellos, es que la manera en la que juegan facilita que las gafas se estropeen antes de lo deseado. Una caída, un golpe, arañazos, las veces en las que se las quitan y ponen porque simplemente están cansados de llevarlas… son muchos los condicionantes que complican el cuidado de las gafas. 

Por este motivo, a raíz del aumento de niños y niñas pequeños que utilizan gafas ha crecido la producción de las gafas con montura de silicona. Son una alternativa a las de plástico y las de metal muy interesante en dos casos concretos: el mencionado de los niños pequeños, hasta los cinco años de edad aproximadamente aunque también un poquito más (6-7 años) y para aquellos niños hasta los 6 o 7 años de edad que deben llevar puestas las gafas también para hacer actividades extraescolares en movimiento, deportivas sobre todo. 

Estéticamente, pueden gustar más o menos que las monturas tradicionales, pero la lista de ventajas a nivel práctico de este tipo de monturas de gafas hechas con silicona es amplia y contundente: 

  • Flexibilidad: suelen estar elaboradas de una sola pieza, lo cual permite que las patillas no se deformen ni se rompan con la facilidad de las monturas tradicionales, donde son piezas agregadas a la montura de los cristales. Así, si los peques las abren en exceso, cosa que hacen a menudo, no se rompen y tampoco se deforman (lo harán, pero mucho más tarde y en menor medida). Algunos modelos sí se fabrican con las patillas desmontables pero esto es así para que se puedan sustituir por el típico cordón de seguridad, de modo que el niño pueda llevarlas al cuello cuando se las quite. Esto es práctico para el colegio, por ejemplo.
  • Resistencia a los golpes: los arañazos sí se quedan reflejados en la silicona cuando son producto de golpes grandes, no nos vamos a engañar, pero al estar hechas en silicona lo que no ocurre con ellas es que se rompa la montura o la patilla en dos partes. Es decir, puede que con el tiempo tengan muchas señales en ellas, pero resisten como ninguna otra montura las “agresiones”, que por otro lado son muy habituales en estas edades.
  • No se clavan: los golpes, cuando uno lleva gafas, duelen el doble si justo son en esa zona de la cara. No es plato de buen gusto clavarse una montura en ningún caso, pero si son de silicona las consecuencias se limitan muchísimo.
  • Ligereza: la silicona es un material muy ligero, por lo que ayuda mucho a los peques a adaptarse a su nueva compañera de aventuras. De entrada, siempre les costará adaptarse a las gafas, pero cuanto menos les molesten más rápida será la transición y en ello tiene mucho que ver el peso de las gafas.
  • Hipoalergénicas: este tipo de gafas tienen una ventaja añadida a todas las citadas, son hipoalergénicas, de manera que son una garantía para niños atópicos o de piel sensible. 
Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo