Patrocinado

La próxima generación de juguetes de aprendizaje

Estimular a los hijos a pensar y razonar por sí mismos es uno de los objetivos principales de los padres. ¿Cómo podemos ayudarles a conseguirlo? Dejándolos practicar.

Los niños sienten una curiosidad natural el mundo que los rodea y aprenden más y mejor cuando se les estimula a hacer preguntas, trabajar en equipo, experimentar y descubrir cosas nuevas por sí mismos.

¿Cómo ayudarás a tu hijo en su aprendizaje? Dejándolo practicar, repetir, sorprenderse y, sobre todo, potenciando su pensamiento propio para que descubra a su manera, resuelva y llegue a sus conclusiones de forma creativa y espontánea. 

Además, debemos recordar que siempre hay que respetar su criterio porque es a través de este aprendizaje activo que tu hijo pondrá en práctica el razonamiento lógico, una de las herramientas clave para su desarrollo e imprescindible en pleno siglo XXI, y sentará las bases del futuro, pues le servirán durante toda su vida.

Los niños aprenden programación

¿Programación? Sí, has leído bien, ¡programación! Según un estudio, los niños españoles están entre los más avanzados en conocimientos de informática y programación, una habilidad que va ganando importancia.

Conscientes de ello, aparecen innovadores juguetes que nos acercan a estas nuevas realidades, como Codi-Oruga. ¡Pero no te asustes! Es un juguete con el que los niños utilizan el pensamiento crítico para decidir su propio recorrido, aprenden habilidades de planificación y descubren cómo plantearse un objetivo y conseguirlo, lo que desarrolla su capacidad de resolución de problemas. ¡Es programación y es muy divertida!

Llegar a ser un gran pensador

Como en los juegos de construcción, Codi-Oruga permite al niño descubrir infinitos resultados través de la propia experimentación.

El niño evalúa el movimiento de cada pieza (giro a la izquierda, a la derecha, tramo recto...), investiga y prueba las múltiples combinaciones. En este momento el niño juega y piensa con las manos. Más adelante, aprenderá a planificar un recorrido y a montar las piezas en un determinado orden para que la oruga siga el camino programado. Con cada orden, Codi-Oruga cobra vida y empieza un recorrido distinto, enseñando al niño a aprender a pensar.

Cuando la diversión impacta en su vida

Reforzar distintas habilidades en un mismo juego es importante. Los juegos que fomentan el aprendizaje ayudan a sentar las bases para el futuro del niño. Habilidades como la comunicación, la colaboración, la creatividad y el pensamiento crítico, que se aprenden a través de actividades específicas como la lectura, la escritura y la aritmética, se ponen en práctica con Codi-Oruga. Al jugar e idear un plan, el niño aprende a comunicarse y a colaborar.

También te puede interesar:

Continúa leyendo