La elección adecuada

Protector solar para la cara, ¿cuál comprar?

La piel de la cara es mucho más sensible que la del resto del cuerpo por lo que necesita un producto específico que pueda ejercer de barrera eficaz contra la exposición directa a la luz solar.

Foto: iStock
Foto: iStock

En el universo de la cosmética, las formulaciones de las cremas varían si están diseñadas para hidratar o proteger a la piel de la cara o para otras partes del cuerpo. Ocurre con las hidratantes y también con los fotoprotectores solares, de ahí que sea recomendable disponer siempre de uno para el cuerpo y otro de uso exclusivo para la cara. 

La gran diferencia entre los dos tipos de productos para evitar las agresiones que la exposición directa a la luz solar provoca en la piel es su composición, y esto se debe a que la piel de la cara es más sensible que la del resto del cuerpo. Ocurre algo parecido con las manos porque en ambos caso se trata de piel expuesta en todo momento a las agresiones exteriores. 

Sin embargo, en las manos sí se puede utilizar el protector solar de todo el cuerpo, algo que no ocurre con las diseñadas específicamente para el rostro porque  suelen suelen llevar un extra de ingredientes antioxidantes para adecuarse a las necesidades específicas de la piel del rostro. Sí es cierto que hay algunas excepciones cuyos diseños, siempre según indican y recomiendan sus fabricantes y distribuidores, sí son aptas tanto para lo uno como para lo otro. Es decir, son una especie de dos en uno. Conviene aclararlo porque es posible que alguna vez los hayas visto o incluso usado. 

Por lo tanto, nuestra recomendación es que, salvo que no tengas más remedio que recurrir a otro fotoprotector en un momento de urgencia, no utilices dicho producto para la cara y adquieras uno destinado al rostro. A la hora de escoger cuál, como siempre que hablamos de cosmética, lo ideal es apostar por productos con composiciones naturales en la medida de lo posible y, sobre todo, evitar insistir en aquellas que funcionen bien en tu piel. 

Cómo elegirlo

A la hora de elegir protector solar facial que sea una garantía, debes fijarte en varios detalles. El primero de ellos y el más importante, que cumpla con todos los requisitos para esta función. Es decir, que ofrezca garantías para el cuidado del rostro. 

Una vez corroborado que ha pasado todos los controles, ten en cuenta para qué tipo de pieles está indicado -seca, grasa, mixta o sensibles-. Después, puedes buscar alguna formulación que haga especial hincapié en alguna cuestión como, por ejemplo, la prevención de aparición de manchas

Por último, permítete elegir entre los distintos formatos que hay en el mercado. Compactos como si fueran bases de maquillaje, cremas más o menos densas, en formato spray, en aceite, a modo de bruma, en polvos... este será también un factor decisivo de elección. Eso sí, en este punto concreto no hay recomendaciones concretas; simplemente se trata de decantarse por aquel formato que te guste más cómodo o agradable. 

Al final se trata de encontrar la que mejor se ajuste a las circunstancias de cada persona y, sobre todo, a las necesidades de cada rostro para que aplicarse el protector solar no resulte un engorro sino todo lo contrario.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo