Patrocinado

¿Quieres cambiar la silla del coche de tu hijo? Claves para elegir la adecuada

¿Ha llegado el momento de cambiar la silla del coche en la que se sienta tu hijo pero no sabes qué criterios tener en cuenta para elegir la adecuada? Si la respuesta es sí, sigue leyendo porque te vamos a dar las claves para que aciertes con tu elección y logres la máxima seguridad y protección para tu pequeño. Toma nota.

Si tu hijo tiene unos cuatro años de edad (o incluso más si viaja en una silla que permite ir a contramarcha hasta los 25 kg) es muy probable que te estés planteando cambiar la silla del coche en la que se sienta. ¿Es así? Si has contestado que sí pero no tienes muy claro cómo elegir la marca y el modelo que garantice su seguridad, protección y confort, lo que viene a continuación te va a interesar.

Lo primero que has de saber es que la recomendación es que los niños viajen a contramarcha el mayor tiempo posible (hasta los 4 años o incluso más) y que se aconseja utilizar la silla con arnés de cinco puntos hasta que se quede pequeña por peso o por altura. Una vez la hayan agotado, ya podrán pasar a sentarse en un elevador con respaldo del grupo 2/3 (15-36 kg) o su equivalente en la normativa R129 (siempre y cuando hayan alcanzado el peso o la estatura mínima indicada en estos dispositivos), en el que el niño ya se sujeta con el cinturón de tres puntos del vehículo.

Recuerda que el Reglamento General de Circulación establece que hasta que superen los 135 centímetros de estatura los niños deben utilizar un sistema de retención infantil. Eso sí, la recomendación es que continúen utilizándolo hasta que midan un metro y medio.

Todo claro hasta aquí, ¿verdad? Si tras leer estos párrafos quieres saber qué tipo de silla con respaldo podrías elegir no te pierdas la nueva que acaba de lanzar al mercado Britax Römer. Se trata de la KIDFIX III S, homologado para que la usen los niños que pesen entre 15 y 36 kilos, lo que corresponde a niños de entre tres años y medio o cuatro hasta los doce años, aproximadamente.

Además de ese respaldo, esa silla cuenta con un cuarto punto de anclaje del cinturón SecureGuard, con un sistema de absorción de impactos laterales SICT, con una nueva almohadilla XP-PAD y con un asiento que es más amplio y ergonómico. ¿Sabes para qué sirve cada cosa? Vayamos por partes.

¿Cómo proteger la zona abdominal?

El SecureGuard es un innovador sistema para la seguridad de los niños que añade un cuarto punto de anclaje al cinturón de tres puntos del vehículo, ubicado entre las piernas, y que mantiene el tramo ventral del cinturón en la posición óptima sobre la cadera ayudando a evitar así el efecto submarino.

Los crash tests efectuados por Britax Römer con un dummy Q6, en representación de un niño de seis años, señalan que SecureGuard reduce las fuerzas sobre el abdomen hasta en un 35% en caso de sufrir una colisión frontal, manteniendo así al niño en la posición más segura en su asiento y dándole al mismo tiempo libertad de movimiento.

Y es que cuando los niños pasan a un elevador con respaldo, en el que ya no van sujetos con el arnés de cinco puntos, sino directamente con el cinturón de tres puntos del vehículo, las lesiones en la zona abdominal se disparan de forma preocupante. Según el proyecto europeo CASPER, representan un 31% de los daños en caso de colisión frontal.

¿El motivo? Debido a los inevitables movimientos del niño durante el trayecto, el tramo ventral del cinturón suele ascender, pasando de retener la cadera a situarse peligrosamente sobre la barriga, donde podría causar graves lesiones en órganos como el hígado, el bazo o los riñones. Y con SecureGuard te aseguras de que el cinturón siempre estará en la posición correcta.

¿Cómo proteger el cuello y el pecho?

Además, para ayudar a reducir las lesiones que un choque frontal o un frenazo brusco pueden provocar en el pecho y en las vértebras cervicales, la KIDFIX III S viene equipada con la renovada almohadilla XP-PAD, patentada por Britax Römer, que recubre el tramo diagonal del cinturón y que protege el cuello y el pecho del niño.

Según tests realizados por el propio fabricante en 2019, esta almohadilla desvía hasta un 30% de la energía del delicado cuello del niño y previene la hiperflexión cervical, al reducir el movimiento de la cabeza. Además, proporciona un cómodo acolchado alrededor de los bordes del cinturón de seguridad.

En caso de impacto lateral

La protección de la cabeza y los hombros es crítica en caso de colisión lateral, por lo que se recomienda utilizar un elevador con respaldo alto hasta los 150 cm de estatura, es decir, prescindir de los cojines elevadores sin respaldo. 

Además, para incrementar la protección en caso de sufrir una colisión de este tipo, los respaldos de ciertos dispositivos, como la KIDFIX III S, cuentan con elementos laterales que se despliegan únicamente en el lado más cercano a la puerta del automóvil. Sería lo que en Britax Römer denominan SICT, un sistema que absorbe hasta un 25% de la energía generada en un impacto lateral.

Más confort

Además de ofrecer la máxima seguridad al ocupante, una silla de coche también tiene que ser cómoda y adaptarse al niño mientras crece. La nueva KIDFIX III S tiene un área del asiento más amplia y ergonómica que la de modelos similares, lo que permite un mejor apoyo de las piernas y una mayor comodidad en los viajes largos, incluso para los niños más altos.

Su respaldo en forma de V y sus dimensiones internas más amplias también permiten ofrecer más espacio para la espalda y los hombros del niño a medida que crecen.

¿Y qué dicen los test?

En el último test del club alemán del automóvil ADAC (05/2019), cuyos resultados también publica el RACE en España, la KIDFIX III M de Britax Römer logró la mejor puntuación conseguida por un elevador con respaldo del grupo 2/3 (o su equivalente en la normativa R129 o i-Size) desde 2015, año en que cambió el protocolo de pruebas, introduciendo tests de impacto más exigentes.

Este dispositivo destaca especialmente en el apartado de seguridad, en el que obtuvo una puntuación que no había logrado jamás una silla de esta categoría (teniendo en cuenta los datos registrados desde 2015).

La nueva KIDFIX III S, que aún no se ha sometido a este test, está basada en la KIDFIX III M, pero añade la renovada almohadilla XP-PAD, para mayor protección del cuello y el pecho en caso de impacto frontal.

Continúa leyendo