Feliz cumpleaños, mi amor

El mejor regalo: mostrarle que le quieres

Para un niño lo más importante es sentirse querido por papá y mamá. Si los padres también celebran el día de su nacimiento, él vivirá el cumpleaños como una muestra de cariño e importancia.

El mejor regalo: mostrarle que le quieres

El día de su cumpleaños amanece cargado de magia e ilusión. No solo para el rey de la casa, también para sus padres. Y es que no es para menos, porque ese día conmemora que el niño está aquí, con nosotros, y que es parte de nuestra familia. Un milagro hecho vida que nos emociona cada día.

 

Un día maravilloso también para papá y mamá

El cumpleaños no es como otras celebraciones, tiene un matiz especial y propio, porque es la única fiesta que es solo suya. Además, cumple una función ritual clave, al representar el paso de los años y la alegría de crecer, nos explica Marta Cabezas, responsable de Área de Psicoterapia Infantil de Intro Psicoterapia. También, “rememora el día de su nacimiento y, con ello, transmitimos al pequeño lo que supuso que él o ella entrara en nuestras vidas. El niño pequeño no será consciente de todo esto pero recibirá la celebración como una muestra de cariño y de importancia, algo que repercutirá de forma positiva en su autoestima y seguridad personal”, apunta.

 

Es un día muy importante, que ocurre solo una vez al año. Por eso, Diana Sánchez, psicóloga infantil y presidenta de la Asociación de Psicología Perinatal, aconseja preparar al cumpleañero con antelación, sobre todo a los más pequeños. “Podemos explicarle unos días antes qué va a ocurrir, que celebramos el día de su nacimiento, de su llegada al mundo. Y esto es algo que tenemos que hacerles sentir como especial”.

 

Tú eres lo más importante para nosotros

Es una oportunidad de oro, asimismo, para hacerles partícipes de lo que significó para nosotros el día en que nacieron, para compartir anécdotas y sentimientos y alimentar esos vínculos que nos hacen ser una familia. “Ese día, al levantarse, el niño tiene que notar que lo que ocurre es algo especial… la noche de antes le podemos contar un cuento sobre como vino al mundo, por ejemplo. Y, por la mañana, tener preparado algún detalle en casa: igual podemos poner flores en un jarrón o globos o hacer un bizcocho que impregna de olor el hogar”, señala Sánchez.

Son esos detalles lo que marcan la diferencia y es importante que acompañen al pequeño desde el comienzo del día. Luego, llegará la hora de la fiesta de cumpleaños, que podemos celebrar en casa o fuera, en familia o con amigos, con payasos o con guerra de globos de agua… El único requisito indispensable para que asegurarnos de que el cumpleañero disfrute es muy sencillo: el acompañamiento y la mirada de los padres o de sus adultos de referencia. Se trata de una forma de estar presentes sutil y más fácil de lo que pensamos. No hace falta cantar muy alto el cumpleaños feliz, ni hacer grandes aspavientos, ni llenar la casa de payasos o de regalos. Basta con que estemos ahí, alegrándonos con él, demostrándole que nos llena de felicidad que esté en nuestra vida un año más.

 

 

 

Etiquetas: autoestima, cumpleaños, fiesta niños, niños, regalos para el bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS