Recetas con niños

Bizcocho de yogur, una receta más que sencilla para introducir a tus hijos en la cocina

Este delicioso postre convertirá a los más pequeños en grandes chefs en un abrir y cerrar de horno. Eso sí, necesitarán ayuda de un adulto para seguir algunos de los pasos.


El sabor inconfundible de un bizcocho de yogur tiene un pequeño regusto a infancia. Esta receta tan simple ha formado parte de la niñez de muchas personas, que han disfrutado muchas tardes en familia siguiendo los pasos de su receta para después deleitarse con este dulce tan esponjoso. 

Dispuesto a formar parte de desayunos y meriendas, este bizcocho es perfecto para iniciar a los más pequeños en el mundo de la repostería, ya que no necesita, como otros dulces o pasteles, que las cantidades sean exactas: todo se hace con la medida de un yogur. Además, para elaborarlo no hacen falta demasiados ingredientes y seguro que ya tenemos la mayoría en casa: 


Ingredientes:

  • 1 yogur natural o de limón
  • Aceite de girasol
  • 3 huevos
  • Rayadura de la piel de un limón
  • Azúcar
  • Harina
  • Levadura
  • Cacao en polvo

Las cantidades las va a determinar el envase del yogur, que por supuesto debemos conservar durante todo el proceso de elaboración. Necesitaremos una medida de aceite, dos de azúcar y tres de harina. Igualmente, utilizaremos una cucharadita de levadura por cada huevo que indique la receta, es decir, tres. Sin embargo, si la harina elegida es especial para repostería, no será necesario añadir ese extra de impulsor.

receta niños
Fuente: Canva

Elaboración paso a paso:

1. En un gran bol, depositaremos los tres huevos, previamente cascados, claro está, y los batiremos con ayuda de un tenedor o un batidor manual de varillas. Una vez hayan adquirido una textura uniforme, añadiremos el contenido del yogur natural o de limón, según el gusto, y mezclaremos nuevamente. Es importante que no nos deshagamos del envase, ya que lo vamos a necesitar en los siguientes pasos.

2. Llenaremos el vaso de yogur con aceite de girasol, no necesariamente hasta el borde, y lo añadiremos al bol. Lo mismo haremos con el azúcar, del que habrá que verter dos medidas. Asimismo, rayaremos un poco a ojo la piel de un limón, que habremos lavado con agua previamente. No hace falta demasiada cantidad, una cucharadita será más que suficiente.

3. Es el momento de darle consistencia a la masa, y quizás sea el punto en el que los niños vayan a necesitar un poco de ayuda, ya que se necesita un poco de fuerza al final. Poco a poco se irá agregando la harina, recordando que se requieren tres medidas del envase de yogur, y mezclando al mismo tiempo. Un truco para conseguir una rápida homogeneidad es remover siempre en el sentido de las agujas del reloj.

4. Ya tenemos la base del bizcocho. Es hora de pasarlo al molde en el que se horneará. Para ello, lo cubriremos el recipiente con papel sulfurizado y traspasaremos aproximadamente tres cuartos de la masa. En el bol quedará una pequeña parte que aderezaremos con una cucharadita de cacao en polvo. Una vez se haya conseguido una textura uniforme, añadiremos ese toque chocolateado al molde para conseguir un juego de texturas y colores en nuestro bizcocho. 


5. El pastel debe estar en el horno, a 180 grados, durante al menos 45 minutos para que la masa se vuelva esponjosa. Es muy importante que sea un adulto el que manipule el electrodoméstico y esté pendiente de él en todo momento.

6. Por último solo nos queda desmoldar, algo muy sencillo gracias al papel especial, y disfrutar de una deliciosa merienda. 

 

 

Continúa leyendo