Disfraces para niños

Halloween 2017: ¿Qué ventajas ofrece un disfraz?

Cuando los niños se disfrazan, crean un mundo paralelo en el que ellos son los protagonistas. ¿Qué más ventajas tienen los disfraces en fiestas como Halloween o Carnaval?

Halloween

No es necesario que sea Halloween o Carnaval para abrir la caja de disfraces y comenzar a sacar pinturas, caretas, pelucas y demás accesorios para convertirse en un personaje entrañable. Los disfraces son un fantástico juguete de juego simbólico. Vestidos como sus personajes favoritos, los niños se transforman, viven aventuras, desarrollan su imaginación, exploran facetas de su personalidad que suelen estar menos visibles y descubren e interpretan el mundo que les rodea.

 

A través del disfraz pueden aprender el respeto a los demás. ¿Cómo? Respetando las preferencias de los demás niños. A Manuel le puede gustar disfrazarse de pirata, mientras que Paco prefiere hacerlo de osito y Bea de mariposa. Todos pueden interactuar sin importar de qué va disfrazado cada uno.

Aprenderán, además, a desarrollar sus preferencias y gustos ya que, como hemos dicho antes, a cada niño le gustará un disfraz diferente.

Existe una etapa en el desarrollo de los niños, concretamente de los 3 a los 6 años, en la que la imaginación juega un papel crucial para ellos. Les encanta jugar con la fantasía y crear sus propios mundos mientras van descubriéndose a sí mismos. El juego simbólico que ofrecen los disfraces puede ser perfecto para ayudarles con ello, por lo que siempre será buena idea que lo hagan (sea o no Halloween o Carnaval).

Eso sí, también deberemos escuchar su decisión y respetarla. Si el pequeño no se quiere disfrazar no podemos obligarle a hacerlo. Siempre podremos intentar hablar con él y exponerle todas las ventajas de las que puede disfrutar (podrá ser su personaje favorito, se podrá vestir de diferentes cosas junto a sus amigos o podrá crear un universo paralelo en el que solo él sea el protagonista). Si después de esto no lo conseguimos, no podemos forzarle: deberemos dejarlo estar.

Podemos elegir comprar el disfraz en una de las muchas tiendas (tanto online como físicas) que existen actualmente. O, por el contrario, podemos aprovechar la ropa vieja que tengamos en casa para crear un disfraz de lo más original. Si elegimos la segunda opción, además de todos los beneficios dichos anteriormente se suman todas las ventajas que aportan las manualidades al desarrollo de los pequeños. Entre ellas se encuentran la ayuda que proporcionan al desarrollo de la imaginación de los pequeños o el desarrollo de la creatividad.

Elijamos una u otra opción, siempre tenemos que tener presentes unas cuantas recomendaciones casi obligatorias para que el disfraz sea lo más seguro posible. Entre ellas, tenemos que elegir siempre materiales de primera calidad con el fin de no hacer daño a la piel sensible de los niños. Además, si el pequeño lleva pañal, será perfecto un disfraz con corchetes en la parte inferior para facilitar el cambio.

Además, a la hora de elegir pinturas para la cara, siempre deberemos elegir las de mejor calidad. Esta es una obligación si queremos disfrazar al niño. Si nos decantamos por maquillajes baratos, podemos correr el riesgo de que el pequeño sufra alergias o reacciones ante ellas.

¿De qué quiere disfrazarse tu hijo este año? Te hemos preparado una selección de disfraces de niños muy divertidos: princesas, piratas, hadas, insectos, brujas, personajes de dibujos animados como Buzz Lightyear o Rapunzel…

¡Elige uno para tu hijo en nuestra galería!

Etiquetas: Halloween, carnaval, carnaval con niños, disfraces bebés, disfraces carnaval, disfraces caseros, disfraces niños, planes con niños, tiempo libre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS