Fomentando la lectura

Cómo crear un rincón de lectura ideal para niños

Si tu hijo/a todavía se resiste a leer, una opción útil que puede ser de mucha ayuda consiste en crear un rincón de lectura infantil en casa, o en su habitación. Se convierte, de hecho, en una forma única de conseguir que el pequeño tenga su propio espacio donde leer cómoda y relajadamente.

La lectura proporciona excelentes beneficios para los niños, adolescentes y jóvenes. Y puede serlo incluso desde que son bebés. Por ejemplo, en el Hospital de Rhode Island (en Providence, Estados Unidos), hace algunos años se llevó a cabo un estudio con la finalidad de descubrir si la lectura proporcionaba beneficios de bebés de 8 meses de edad. Y se establecieron dos grupos: un grupo a los que se les leía a menudo, y otro que no. Se demostró que aquellos a los que se les leía, y que intentaban participar en la lectura, sus vocabularios “receptivos” (es decir, el número de palabras que entienden) aumentó un 40 por ciento desde la infancia, mientras que el grupo en el que no se leía creció apenas un 16 por ciento.

Por otro lado, un estudio publicado en el año 2019, que incluyó imágenes de resonancia magnética del cerebro de los niños, mostró que retirar las pantallas de televisión y tabletas digitales, y sustituirlas por la lectura en niños menores de 5 años de edad, ayudaba a estimular el desarrollo del cerebro. Estas imágenes, de hecho, indicaron un aumento en la materia blanca -o sustancia blanca-, involucrada tanto en el desarrollo del lenguaje como en la capacidad de aprender.

La investigación muestra que gran parte del desarrollo del cerebro tiene lugar a lo largo de los primeros tres años de la vida del niño. Y, como manifiestan muchos estudios, una de las mejores formas a la hora de construir una base sólida en el desarrollo cognitivo y del lenguaje es leer -y hablar- con los bebés

Pero muchas madres y padres se enfrentan a un problema: el niño /a puede ser reacio a la lectura, y conseguir que se siente para leer un libro, aún cuando lo hagamos con él, puede convertirse en una tarea tremendamente complicada y difícil. ¿Cómo conseguir, entonces, que al pequeño le atraiga la lectura lo máximo posible? Precisamente, hace algunos días te ofrecíamos algunas estrategias útiles para que tus hijos lean en verano, y una de las pautas que te proporcionábamos -y que, además, suele funcionar muy bien- es la de construir un rincón de lectura exclusivo para el niño

¿Qué es un rincón de lectura?

Como su propio nombre indica, un rincón de lectura consiste en un espacio que diseñamos específicamente con la finalidad de leer en él. Lo más habitual es crearlo en un rincón de una determinada habitación o cuarto, aunque lo cierto que también es perfectamente posible hacerlo en el salón de casa.

La clave, básicamente, está en contar con un espacio donde podamos llevarlo a cabo (de apenas unos pocos metros), pero que, sobre todo, sea lo más tranquilo posible. Dado que tenderemos a leer en este lugar, es imprescindible que sea una zona calmada, donde podemos relajarnos mientras nos adentramos en la lectura.

No obstante, en el caso de los niños, lo ideal es intentar hacer un rincón de lectura infantil en su propia habitación, ya que podría convertirse en un espacio ideal donde calmarse y relajarse después de la cena, antes de irse a la cama.

Descubre cómo crear un rincón de lectura infantil para tus hijos

Una vez hayamos escogido el lugar de la casa donde vamos a construir el rincón de lectura infantil, únicamente necesitamos saber qué elementos básicos debería tener. Aunque puedes inspirarte viendo algunos ejemplos simples (de hecho, es algo que te recomendamos), a continuación, te indicamos qué no puede o debería faltar:

  • Libros. Es evidente que un rincón de lectura debe tener libros, pocos o muchos, pero libros, a fin de cuentas. Eso sí, dado que se trata de un rincón para niños, es imprescindible que siempre estén al alcance de su mano, para que los pueda coger cuando quieran.
  • Una alfombra o algún panel acolchado para el suelo. Dado que el rincón es para niños, debemos conseguir que el pequeño se sienta lo más cómodo posible. Y una opción excelente es la de colocar una alfombra acolchada o algún panel infantil protector en el suelo, donde el pequeño pueda jugar y tirarse cómodamente para leer.
  • Algún banco a modo de estantería. Si optas por colocar una estantería pequeña donde colocar todos los libros, recuerda que es fundamental sujetarla y fijarla bien a la pared, para evitar accidentes. En caso de que optes por una estantería a colocar en el suelo (con diseño horizontal), lo mejor es colocar en la parte superior un cojín largo acolchado del tamaño de la estantería, para animar al pequeño a sentarse en él.
  • Caseta o tienda de campaña. Si tienes algo más de espacio y deseas convertir el rincón de lectura en un lugar divertido, puedes añadir una caseta de campaña o una tienda infantil pequeña. En las tiendas puedes encontrar muchas variedades, incluyendo casetas a modo de circo tremendamente divertidas.
  • Algunas luces de guirnaldas o bolas de colores. Si, además, deseas que el rincón sea lo más divertido posible, puedes añadir algunas guirnaldas por la pared, o bolas de colores encima de la estantería o de la caseta de campaña.

Como vemos, en realidad hacen falta pocas cosas para crear nuestro rincón de lectura para niños. Solo falta un poco de imaginación. Y lo más importante: deja que sea el niño quien te ayude a crearlo según sus gustos. Será ideal para que se anime todavía más a la hora de leer.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo