Visitas

Cómo explicar las normas de casa a los amigos de tus hijos

Expertos en educación y neuropsicología como Álvaro Bilbao recomiendan sentar las bases de la convivencia familiar cuando entran en casa invitados de nuestros hijos y dan las pautas para ello.

Foto: iStock
Foto: iStock

En la maternidad y paternidad, marcas los límites con nuestros hijos no es difícil de hacer. Bueno, si es complicado establecer la franja en el espacio adecuado, por supuesto, pero no hay un debate moral tan obvio para aplicarlo como cuando es son los amigos de vuestros los que llegan a casa y entran en un lugar, vuestro hogar, donde lógicamente existen dichos límites.

El debate interno entre si explicarles o no cuáles son son esas normas básicas de convivencia y comportamiento en vuestro entorno familiar es intenso y en muchas ocasiones se impone el no decirles nada para evitar que el peque no lo acepte bien. Sin embargo, seguro que recuerdas alguna situación en la que te has arrepentido de no haberlo hecho, ¿verdad?

Algo así le pasó al neuropsicológo y experto en educación Álvaro Bilbao, que cuenta en sus redes como después de una fiesta infantil en casa donde los invitados “dieron muuuuucho trabajo” tomó la decisión no de no volver a organizar este tipo de eventos, sino de explicar previamente las normas de su hogar a todos los peques amigos de sus hijos invitados.

Explicar las normas no consisten en decirles que se quiten los zapatos antes de entrar en casa, por favor, sino en darles tres o cuatro pinceladas que son pilares en la convivencia de vuestro entorno familiar. En concreto, Álvaro Bilbao ofrece tres consejos concretos de sencilla explicación los anfitriones adultos y asimilación para los niños invitados:

  1. En esta casa no se rompen cosas. Si rompes algo sin querer no pasa nada, pero sé cuidadoso, no hagas el bruto ni juegues con cosas que no son de jugar.
  2. En esta casa no se chincha ni se dicen cosas feas.
  3. En esta casa no se pega.

El experto recomienda explicarlas cuando se reúnen al llegar, con cariño, suavidad y delicadeza y siempre a su altura, agachándonos, una de las claves de la escucha activa. Bilbao reconoce que a veces le miran raro y que seguramente entren en casa como un terremoto igualmente, pero cuenta que así se ganan dos cosas: “La primera es que sé que el niño me ha escuchado y sabe cuáles son las 3 normas, por lo que será más fácil que las recuerde y las respete, y la segunda es que si algún niño rompe alguna norma, resulta más efectivo recordar el compromiso que adquirió cuando entró en casa que explicárselo de nuevas”, dice. 

Limitar las conductas irrespetuosas

En este sentido, Deanna Marie Mason, experta en educación y salud familiar, coincide plenamente con Álvaro Bilbao a la hora de recomendar que aclaremos las normas esenciales de convivencia de la casa a los invitados infantiles que entren en ella. Además, Marie Mason añade a esto dos consejos más: limitar las conductas irrespetuosas o nocivas que se aprecien a partir de la observación del juego y alabar las conductas positivas cuando seáis testigos de ellas, algo que lógicamente ocurrirá más a menudo si los menores son pequeños. 

Puede que algunos padres y madres no vean bien que a sus hijos les expliquen las normas cuando van a casa de un amigo, pero Álvaro Bilbao tiene claro que estas “se siguen mejor si se explican y se acuerdan antes de que se rompan”, indica. “Las normas y límites de nuestra casa y de nuestra familia son normas particulares de nuestro hogar y de los miembros de nuestra familia y como tal los explicamos y pedimos que se respeten porque tenemos todo el derecho del mundo a hacerlo”, concluye el neuropsicólogo.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo

#}