Halloween

¿Cómo podemos aprovechar Halloween para trabajar los miedos de nuestros hijos?

Os proponemos un plan diferente para este Halloween tan particular, que consiste en una serie de actividades muy divertidas para hacer en familia que harán que los miedos que tienen nuestros hijos e hijas se transformen en aprendizaje.

niño con una careta de un fantasma
Fuente: iStock

Por extraño que parezca, Halloween es la noche del año que menos aterra y más divierte a los más pequeños de la casa. Muchos de ellos están acostumbrados a celebrarla por todo lo alto, disfrazados de los personajes más terroríficos de la gran pantalla y asustando a sus mejores amigos con fuertes rugidos. Sin embargo, en esta ocasión y coincidiendo con el inusual año que llevamos, queda descartado el plan de ir a tocar los timbres de los vecinos.

Pero eso no quiere decir que no podamos hacer que disfruten de esta gran fiesta, eso sí, los padres y las madres tendremos que ser ahora sus grandes aliados para prepararles una velada de lo más especial. Y para conseguirlo, desde Ser Padres os proponemos aprovechar esta fecha para trabajar los miedos más recurrentes de los niños y niñas.

Todos los niños y niñas sienten miedos y terrores que varían según la etapa en la que se encuentran, por ejemplo, miedo a la oscuridad o miedo a los villanos irreales de los cuentos que leen. Es importante señalar que cuando son constantes y les impiden seguir con su vida normal, lo mejor es acudir al pediatra o al psicólogo para que sean los profesionales quienes les ayuden a resolver la situación.

Pero, si se trata de miedos más puntuales que en función de las circunstancias asustan a los peques momentáneamente, hemos ideado unas pautas con ayuda de toda una experta en Educación Infantil, María Requelme, para conseguir que pasen del miedo a la diversión familiar en un plisplás.

Pautas para trabajar los miedos de los niños y las niñas

Gestionar los miedos de nuestros los niños puede ser muy divertido si sabemos cómo mezclar el interés con el entretenimiento. María Requelme nos cuenta que lo principal que tenemos que hacer como madres y padres es "validar los miedos de nuestros hijos". Quizá para nosotros no tengan importancia y tendamos a relativizar esa 'tontería' que a ellos les preocupa, pero para ayudarles lo mejor es que aceptemos que "cada uno tenemos nuestros propios miedos, de mayores y de niños, y no tenemos que hacerles sentir que sus miedos no son válidos", dice la experta.

Lo que conseguimos con esto es que los niños se sientan comprendidos en lugar de juzgados. En Halloween, hay ciertas actividades que pueden asustarles a unos o a otros, hay películas que no son aptas para todos los públicos y aquí tenemos que hacerles ver que es un día para disfrutar, que no van a hacer ni ver nada que no quieran porque aquí son ellos los que marcan el ritmo.

Os proponemos planificar y preparar desde hoy las actividades que vamos a hacer el día de Halloween para trabajar durante varios días distintas facetas que ponen la atención en los miedos particulares de cada niño en cada familia.

Para realizar los días previos:

Requelme nos indica algunas ideas y consejos durante los días anteriores al 31 de octubre.

  • Actuación familiar: La primera de ellas es preparar en familia una actuación de alguna escena que les asuste de una popular película que les asuste. La idea es a través de la escenificación, desmontar el miedo que sienten. No hace falta que hablemos del miedo en ese momento, sino más bien dejar que el niño elija la escena y represente a ese monstruo que tanto miedo le de ver, por ejemplo, que se meta en el papel de Maléfica, gruña como Scar o represente la batalla entre Harry Potter y Lord Voldemort. Si queréis hacerlo aún más divertido y realista, los padres podéis preparar el guion de esta representación familiar y sorprender, así, con la actuación estelar que haga la familia entera el día de Halloween.
  • Realizar disfraces con manualidades: Ya sabemos lo mucho que aprenden y lo mucho que les encantan las manualidades a raíz de cualquier cosa que tengamos por casa, como una bolsa de basura. La experta propone pintar y crear a ese personaje tan feo que les da tanto miedo.
  • Hacer un taller de maquillaje en el que los niños se puedan pintar de vampiro, esqueleto o lo que sea que a ellos les asuste más. Viendo el proceso de creación de eso que tanto le asusta podrán ir, poco a poco, asimilando que no es real, que es solo maquillaje.
  • ¿Y ahora una sesión de fotos familiar de lo más terrorífica?

Lo tenemos todo listo: el maquillaje, el vestuario y hasta la decoración... Es la hora de aprovechar la era del 4K para hacer una sesión de fotos casera y de vídeos en la que el pequeño disfrute con su familia de un bonito recuerdo de este día. Así, ayudamos también a asociar Halloween con un día divertido en familia y no con algo negativo.

El día de Halloween:

Ha llegado el día de Halloween, el que ahora también es el día del estreno de nuestra fantástica representación. Y aquí os proponemos una gran idea: hacerla en directo por videoconferencia para que ningún miembro de la familia se pierda vuestro arte.

Cocinar algo juntos con tintes asquerosos y escalofriantes también puede ser muy divertido. Por ejemplo, zumo de frutos rojos como la sangre, dedos de monstruos con salchichas y arañas y otras opciones que te dejamos por aquí.

Para acabar la noche, una película juntos es el plan más sencillo y agradable. Hay muchas buenas opciones según la edad de vuestros hijos y así podéis aprovechar para mostrarles que el maquillaje de la peli es similar al que habéis llevado a cabo vosotros en casa, que el monstruo es solo un gran actor interpretando su papel y el cementerio que da tanto miedo el resultado de un maravilloso equipo de decoradores.

En los días siguientes:

Si tu hijo aún tiene un poquitín de miedo, puedes buscar fotos del actor en su día a día, para que vean que es tan normal como ellos mismos.

Trabajar con cuentos sobre los miedos siempre es una gran opción. Pero si queremos hacer algo distinto, María Requelme nos propone crear con los más pequeños un cuento propio. Hacerlo pensando en los miedos personales de cada uno de sus hijos y después colorearlo y leerlo con ellos. Así, ella o él se sentirán los protagonistas y los héroes de su propia historia, se verán capaces de derrotar a cualquier monstruo que se les acerque y sobre todo, habrán perdido sin darse cuenta, un miedo más.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo