Trucos

Consejos para que los niños ahorren luz

Compartimos contigo algunas ideas sencillas para que los pequeños de la casa también ayuden a ahorrar luz en el ámbito del hogar.

Todos, población e instituciones, estamos a vueltas con el consumo eléctrico y su factura. Mientras se resuelve a nivel europeo y nacional si es posible limitar el precio de la luz, lo único que podemos hacer nosotros es ahorrar en la medida de lo posible. Más allá de cómo falte al bolsillo, siempre será una buena noticia para la salud del planeta el ahorro energético. Por eso, no solo los adultos de la casa deben hacerlo,  también los niños. 

Evidentemente, es casi imposible aplicar medidas que para los adultos son fáciles de asimilar pero que a los peques les costaría un mundo: por ejemplo, que jueguen a la consola solo en los tramos de luz más baratos. Es más difícil inculcar a los peques determinados hábitos que ayuden a reducir el consumo de luz en casa, pero existen algunos trucos o consejos que pueden ayudarnos a enseñarles cómo hacerlo y por qué es importante que lo hagan. 

Juegos

Juan Energy, compañía de energía destina el 100% de sus beneficios a causas sociales, propone convertir el ahorro energético en un juego. Una dinámica divertida, por ejemplo, es “crear un tablero en el que aparezca toda la familia y en el que se apunten puntos positivos para acordarse de hacer una tarea que normalmente se les resiste (por ejemplo, apagar la televisión cuando no se le está prestando atención)”, explican.

Desde Energy Go comparten otras propuestas de juego relacionadas con el ahorro de luz. Entre otras, convertir al niño en “guardián de la electricidad”, para que sea él quién compruebe que los aparatos no utilizados estén apagados y supervise que también los adultos tienen buenos hábitos en relación al consumo de luz en casa. 

Dando ejemplo

Siempre que hacemos una lista de consejos de este tipo para enseñar algo a los peques incluimos este epígrafe. Predicar con el ejemplo es la manera más eficaz de que un hábito se les meta en la cabeza y lo asimilen con naturalidad. No hace falta extenderse más en este punto porque está todo dicho al respecto. 

Hábitos sencillos

Otro consejo es enseñar determinados hábitos básicos a los peques. Es esencial, por ejemplo, que aprovechen todo lo posible la luz natural en casa y que apaguen siempre la luz al salir de una habitación si están usando luz artificial. Otro hábito igual de interesante para ahorrar luz es cómo usar la nevera: abrirla lo menos posible y durante el menor tiempo que sea necesario.Tendréis que insistir “200 veces”, pero merece la pena porque mecanizarán el gesto tarde o temprano. Desde Juan Energy apuntan que los carteles a modo de recordatorio en aquellos interruptores que usen más es un truco efectivo en este sentido. 

La lectura

Hoy en día existen cuentos de todo tipo de temáticas, también sobre el ahorro energético, incluido el eléctrico. Y la literatura infantil tiene una capacidad de impacto en los niños más pequeños que a veces no tienen sus propios padres con su palabra así que utilizad esta herramienta a vuestro favor para enseñarles la importancia medioambiental que tiene el ahorro de luz en casa.

El stand-by

A los niños, desde peques, les llama la atención el pilotito rojo encendido en electrodomésticos y aparatos eléctricos que parecen apagados. Recuerda que este modo de “descanso” también consume luz, así que explícales a los niños que no es una opción si queréis ahorrar luz. “Lo mejor es que se apague con el interruptor y no con mando a distancia, porque así ahorraréis lo que se consume en stand-by. Si el televisor no ofrece esta posibilidad, una buena alternativa son las regletas con enchufe”, dicen desde Juan Energy, que recuerdan que el modo “el modo stand-by representa el 10,7% del consumo de energía total de la vivienda”. 

No tele en su habitación

Esta es una decisión que tiene muchas aristas ya que puede impactar en multitud de cuestiones, una de ellas la rutina familiar en cada, ya que si tienen tele en la habitación puede que les invite a pasar más tiempo aislados en ella. Pero, más allá de qué os parezca que la tengan, hay una cuestión indiscutible; a más teles en casa, mayor consumo eléctrico. No hay mejor ahorro eléctrico que no tener el atractivo de la tele a mano en la habitación. 

Coladas colaborativas

Un hábito sencillo y eficaz para ahorrar luz (y agua) en casa es poner la lavadora siempre con carga completa. Para enseñar a los niños y adolescentes de la casa este hábito, desde Juan Energy proponen inculcar la colada colaborativa, que además es una magnífica manera de introducirles también en las rutinas de las tareas del hogar. “Pide a los pequeños que colaboren llevando su ropa al cesto de la ropa sucia o recogiendo toallas hasta tener la lavadora completa, y no a media carga. Dentro de lo posible, elige siempre programas de agua fría, ya que gastan menos electricidad”, explican desde la compañía energética. “Si tienes la posibilidad, sustituye también la secadora por el secado al sol e implica a los pequeños en esta tarea”, añaden. 

Uso responsable de juegos electrónicos

Hay muchísimas formas de ocio para los niños y niñas. Tanto en casa como en el exterior. Los juegos electrónicos son una de tantas, y así deberíamos fomentar que los utilicen. También pueden y deben descansar. Entre otras muchas cuestiones, por un tema de ahorro energético, de manera que es aconsejable fomentar un uso responsable y limitado en tiempo de este tipo de juegos. Es una manera muy eficaz para que los niños ahorren luz en casa.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo