Literatura infantil

El día que El Hematocrítico se encontró con Ricitos de Oro

4 minutos

Entrevistamos a El Hematocrítico, uno de nuestros tuiteros más influyentes y colaborador habitual de Ser Padres, para hablar de Agente Ricitos, su último cuento para niños.

hematocritico

Agente Ricitos, el último cuento para niños de El Hematocrítico, es una historia desternillante en la que la sagaz Ricitos de Oro vapulea a los malos y caraduras de los cuentos clásicos. Que se preparen brujas, madrastras y flautistas desaprensivos, el bosque nunca volverá a ser el mismo. Y de paso, descubrimos los momentos más tróspidos de la literatura infantil.

A los adultos nos hace reír a carcajadas retitulando pinturas clásicas en El Hematocrítico de arte y con Drama en el portal donde recopila notas dejadas en portales y garajes por vecinos pasivoagresivos. Ha aportado al universo Twitter el concepto tróspido y llama al sentido común en la crianza de los hijos desde Ser (los mejores) padres, su sección en nuestra revista.

Cuando no se dedica a ser El Hematocrítico, Miguel Ángel López es profesor de Educación Infantil y padre de una niña de tres años.

Agente Ricitos no es su primera incursión en la literatura infantil: con Feliz Feroz, publicado también en Anaya, obtuvo los prestigiosos premios de la Fundación Cuatrogatos y White Ravens 2015. Ambas historias han sido ilustradas por Alberto Vázquez, ganador de un Goya al Mejor Corto de Animación por Birdboy, que ha conseguido imprimir un fuerte carácter a Ricitos de Oro y una combinación fantástica de humor y ternura en todos los personajes.

¿Cómo surgió la idea de elegir a Ricitos de Oro como protagonista de tu libro? El lobo feroz, al que desmontas en tu primer libro para niños, es un personaje lleno de fuerza en muchos cuentos, pero la Ricitos de Oro original es bastante más sosilla, ahora que no nos oye…

hematocritico

Sí. Pobriña. Me da mucha pena ese cuento, con ese final tan repentino y moralista. Siempre me pareció un cuento que se quedaba a medias. Por eso la primera parte de mi libro reproduce el  cuento clásico literalmente. Me apetecía utilizar a este personaje para contar que ser curiosos es una actitud excelente para la vida. 

La agente Ricitos desmonta, con mucho humor, algunos tópicos de los cuentos de siempre: las puertas de las casas que siempre están abiertas, el desigual reparto de las tareas domésticas entre los enanitos y Blancanieves… Además de hacer reír a los lectores, tu historia les hace prestar atención a esos detalles. ¿Hay una intención de agudizar su sentido crítico, de transmitir ciertos valores?

Hay una intención de transmitir la sensación de que investigar está bien, que hay que preguntar, que meter las narices, que ser activo.

¿Cómo surgió la colaboración con el ilustrador, Alberto Vázquez? ¿Cuál es vuestro sistema de trabajo?

Alberto Vázquez es mi amigo, ya lo era antes de pensar que me iba a dedicar a escribir literatura infantil. Me apetecía mucho utilizar su enorme talento para hacer algo interesante. La historia la creo yo, pero él se encarga de toda la parte visual. Sus aportaciones dan forma a la historia en una segunda escritura y las sucesivas. Tiene ideas muy brillantes todo el tiempo.

¿Qué quieres aportar a los niños con tus historias?

Lo que intento utilizando los cuentos clásicos en estos cuentos es ofrecer a los niños la oportunidad de reírse más, porque ya conocen a los personajes. Si ellos reconocen a  los protagonistas de sus cuentos preferidos en estos libros y se piensan que van a actuar de determinada manera, les hace mucha gracia cuando al final actúan de otra.

Para poder disfrutar bien, bien de tus relatos hay que haber leído los clásicos. ¿Conocen los niños actuales los cuentos de siempre?

Mi experiencia me dice que sí, que los conocen en su gran mayoría. Espero que les ayuden a encontrarles un lado más amable. Porque alguno de los cuentos...

El mindfulness, las extraescolares creativas, los juguetes educativos de madera ecológica… No hay moda ni tendencia de crianza de la que no te rías en tu sección de Ser Padres.

Mi sección de Ser (los mejores) padres intenta hacer humor sobre lo estresante que es el enfoque para la crianza de mucha gente, que convierten la paternidad en una competición para ofrecer a sus hijos tantas actividades y tantos estímulos -siempre con la mejor de las intenciones- que puede resultar estresante.

¿Nos recomendarías algún libro para niños de otros autores? ¿Qué te divierte leer con tu hija o con tus alumnos de educación infantil?

hematocritico

Con mi hija, ahora mismo, nos divertimos mucho leyendo los libros de Richard Scarryclásicos imprescindibles y muchos realmente hilarantes. Nos gusta también mucho Julia Donaldson, sus cuentos de la Mariquita son un hit en casa, los cuentos de Don y Doña de Roger Hargreaves y los de Teo.

¿Y qué te gustaba leer a ti de pequeño?

Sobre todo leía tebeos. Don Micky, Copitos, Mortadelos, SuperLópez, Spiderman... Luego de ahí pasé a la literatura de mayores. No descubrí la literatura infantil que más me impactó en mi vida -Roahl Dahl, El Pequeño Nicolás - hasta que fui más mayor.

Cuéntanos tus momentos tróspidos favoritos de la literatura infantil…

  • Sin duda alguna, todas las veces que el lobo se come a la gente y luego salen de la barriga. ¡Qué pasa con eso! ¿Qué trampa es esa? Se los ha comido y ya, cualquier otra cosa es un insulto.
  • El Enano Saltarín. Un cuento de misterio, que te destripan en el título. VAMOS, HOMBRE.
  • La princesa y el guisante es un cuento que me parece particularmente repugnante. ¡Esa chica está incapacitada para realizar cualquier tipo de actividad porque un guisante la lesiona! ¡Quiero casarme con ella!
  • El peor momento, para mí, es cuando Hansel y Gretel vuelven a casa con el tesoro de la bruja y su padre - QUE LES ACABA DE ABANDONAR EN EL BOSQUE - se lo queda y celebra el regreso de sus hijos. Tío, eso es MUY FASTIDIADO.

Etiquetas: cuentos infantiles, cuentos para niños, familia, leer, libros para niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS