Deportes de invierno

Esquí para niños, ¿a qué edad pueden empezar?

Una cosa es la edad mínima en la que las escuelas aceptan alumnos y otra distinta los factores más importantes que definen cuándo el peque está preparado para experimentar con este deporte.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Con la llegada de la Navidad vuelve el interés por organizar una escapada a la nieve para esquiar o practicar snowboard, dos deportes que también son compatibles con edades muy tempranas. Así te lo explicamos hace unos días en el caso del snowboard, cuya diferencia más importante con el esquí a estas edades es sobre todo el equilibrio, y ahora vamos a hacer lo propio con el esquí.

“Elegir la edad correcta para aprender a esquiar será muy importante a la hora de que ellos amen este deporte. Si les enseñamos demasiado pronto puede resultarles demasiado difícil y no querrán seguir”, explican desde Aramón, la sociedad del Gobierno de Aragón e Ibercaja que gestiona la mayoría de las estaciones de esquí en dicha comunidad autónoma. En la misma línea se expresa Sam Suárez, profesor y entrenador de esquí durante más de 20 años, en su blog divulgativo sobre este deporte de nieve Sam Ski Blog: “A mi modo de ver no es tan importante el ‘cuándo’ debe un niño empezar a esquiar (si a los 3, 3 y medio, o 4 años) como lo es el ‘cómo’: la manera en que debe empezar a esquiar”.

En opinión del experto, es esencial tener en cuenta la motivación del pequeño ante el esquí y, sobre todo, sus capacidades físicas. “A veces te encuentras con niños de 3 años que prácticamente no tienen ni fuerza para caminar con las botas o mover los esquís”, dice. En estos casos, Sam Suárez recomienda esperar un poco más. “Pensad que si esperamos un poco es probable que el niño no solamente aproveche más las clases sino que también las disfrute más”, asegura.

En general, ambas fuentes consultadas advierten que la mayoría de las escuelas de esquí no ofrecen clases para niños menores de cuatro años, aunque algunas aceptan a peques de tres años de edad. El motivo es, según exponen desde Aramón, que “El cuerpo humano desarrolla sus capacidades motrices cuando tiene cerca de 4 años, y es entonces cuando puede empezar realmente a aprender a esquiar aprovechando las clases y empezando a disfrutar del deporte”.

Aprendizaje progresivo

Esta es la edad, 3-4 años, que Sam Suarez fija como respuesta general a la cuestión de cuándo es la edad a la que puede comenzar un niño a esquiar. “La edad ideal para empezar a esquiar podrá variar un poco en función del desarrollo del niño en cuestión. Hay niños que a los 3 años están más desarrollados que otros y esto marcará una gran diferencia en el aprovechamiento de las clases y en la progresión que tendrá ese niño al empezar a esquiar”, afirma. 

De todos modos, no hay mayor problema en comenzar más tarde. De hecho, grandes campeones del esquí no probaron esta disciplina deportiva antes de los cinco años. “Esta edad podría permitir a una mayoría de los niños aprender de forma progresiva evitando la frustración de los primeros momentos sobre los esquís”, apunta el equipo de Aramón, que señala los ocho años como otra edad clave para comenzar en el esquí porque “es la edad cuando más se desarrolla el control de la motricidad, la fuerza y el equilibrio”. 

Según la compañía especializada en la gestión de estaciones de esquí, los avances más rápidos se ven a partir de esta edad, los 8 años, pero es más importante en cualquier caso la curiosidad y las ganas de experimentar en la nieve de los niños que la edad para empezar con este deporte de montaña. “Si ves que tu hijo o hija no está preparado es mejor no forzarle a esquiar porque es muy probable que no lo disfrute y consigas el efecto contrario de rechazo”, concluyen desde Aramón.

Sea cuál sea la edad en la que vaya a empezar tu hijo o hija con el esquí, como en el caso del snowboard, no olvides que es imprescindible que lo haga de la mano de un profesional cualificado a través de clases adaptadas a su edad y con material infantil apropiado para esquiar teniendo en cuenta su edad.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Continúa leyendo