Pequeños ecologistas

Hacer un huerto urbano con los niños

¿Te gustaría montar un huerto urbano con los niños? El 'huerting' está de moda y no hace falta tener mucho tiempo, mucho espacio o muchos conocimientos para practicarlo. Esto es lo que necesitas.

Herramientas para un huerto con niños

Un huerto en el balcón para niños

Planificar el huerto

Como el espacio en balcones y terrazas es limitado, lo suyo es elegir plantas de pequeño tamaño para nuestro huerto urbano. Podemos utilizar maceteros, jardineras o hacernos con una mesa de cultivo, pero no es buena idea plantar en varias alturas porque las de la parte de abajo se quedarán sin sol.

Para que en nuestro huerto esté pasando algo durante todo el año y los niños disfruten de nuestro huerto ecológico de terraza, es conveniente combinar cultivos de ciclo corto (pasa muy poco tiempo entre que sembramos y recogemos la cosecha), como las lechugas, y otras de ciclo más largo, como las zanahorias.

 

Hortalizas compatibles

Hay que tener en cuenta que no todas las hortalizas “se llevan bien”; es decir, que si las plantamos en el mismo recipiente compiten por la luz y los nutrientes del sustrato y ninguna se desarrolla correctamente. En Horturba.com hay una tabla de “hortalizas compatibles”. ¿Y cuáles son las plantas más adecuadas?

Lechugas, canónigos, escarola, rabanitos, cebollas, ajos, puerros, pepinos, fresones, acelgas... Otra opción muy interesante son las plantas aromáticas (albahaca, romero, orégano, hierbabuena, perejil...) Podemos ir cortando hojitas para cocinar en casa con los peques sin arrancar toda la planta y la mayoría son muy resistentes.

 

Un huerto en el jardín

Los niños pueden colaborar en pequeñas tareas de mantenimiento, por ejemplo, regar o recoger hojas secas, pero es mucho más divertido y enriquecedor si en medio de unos arbustos colocamos una tomatera o si sustituimos los setos por una especie tan mediterránea como el laurel. Las plantas aromáticas como el espliego dan, además, unas flores muy bonitas.

La idea es combinar el aspecto ornamental de las plantas con otras utilidades como, en nuestro caso, aprender, disfrutar y, por supuesto, comer cuando llegue la época de la cosecha.

 

¿Qué aprenden los niños en los huertos?

  • Aprenden sobre la naturaleza: Josep Mª Vallès, autor de ' Mi primera guía sobre el huerto urbano'(ed. La Galera), lo explica: “Es mejor que una clase de ciencias porque no es algo teórico, sino que se aprende en contacto con la realidad, tocando la tierra con las manos, oliendo, observando... algo que es fundamental para los niños. Se despierta la imaginación porque es un proceso muy dinámico. Cada cosa que pasa da lugar a una pregunta, a una nueva experiencia. Una de las cosas que aprenden es que todos los seres vivos tienen un papel. Por ejemplo, si a la planta que tenemos en el balcón le sale un pulgón nos molesta, pero podemos enseñarles que la naturaleza es un ecosistema, detrás del pulgón hay una mariquita que se alimenta de él y los dos tienen derecho a vivir”.
  • Asumen responsabilidades: A esta edad ya podemos encomendarles tareas fáciles como regar las plantas (si tienen una regadera de su tamaño, mucho mejor). Ver cómo crecen las plantas que ellos mismos han cultivado les hará sentirse orgullosos de sí mismos, les enseñará que, con paciencia y dedicación, se obtienen muy buenos resultados y, también, que algunas veces las cosas no salen como planeamos.
  • Menos tiempo de tele: Trabajar con plantas es relajante y produce bienestar. Disfrutar de un tiempo de huerting con los peques no solo nos sirve para comunicarnos y estrechar lazos; también nos quita un rato de “peligros caseros” como demasiada tele o videojuegos.
  • Comen mejor: Las frutas y las verduras son de los alimentos más rechazados por los niños pero, ¿quién se resiste a comerse una ensalada con una lechuga plantada por ellos mismos?

 

Etiquetas: educación, huerto escolar, niños, niños y naturaleza, planes con niños, tiempo libre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS