¡Diversión en el agua!

Hinchables para la piscina: cómo elegirlos y utilizarlos de forma segura

Te contamos en qué debes fijarte para comprar un buen producto y cuáles son los mayores peligros derivados de un mal uso de los mismos tanto en el mar como en la piscina según los expertos.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Cuando hablamos de elementos hinchables para los niños en el agua hay que diferenciar bien entre aquellas dispositivos pensados para su seguridad -manguitos, por ejemplo- y aquellos cuya función es puramente ociosa, pensados para divertirles.

De estos últimos vamos a hablar a continuación, tanto de lo que son como los consejos que debemos tener en cuenta para elegirlos y utilizarlos de forma responsable. 

Las colchonetas, flotadores y figuras hinchables son, como decíamos, elementos ociosos para el agua y por este motivo la OCU advierte de que no están obligados a cumplir unas normas de flotabilidad básicas ya que no elementos de seguridad.

Para elegirlos, es importante tener una serie de consejos básicos:

El tamaño adecuado

Tal y como apuntan desde la Sociedad Valenciana de Pediatría (SVP), “hay que procurar evitar las figuras hinchables grandes, ya que no son adecuadas para los niños”. Desde Intex, empresa especializada en la fabricación de este tipo de productos, inciden también en la importancia de que el modelo elegido sea apto para la edad del menor que lo va utilizar, por lo que es fundamental leer el etiquetado, donde el fabricante tiene que poner la edad recomendada de uso.

Ojo con la forma

No se trata de demonizar a los flotadores redondos, tipo donuts para que nos entendamos, pero sí de alertar sobre el peligro que conlleva dicho diseño, ya que es una posibilidad real que un niño pierda la sujección y se cuele por el agujero central. Por eso, la SVP advierte de que “Los flotadores circulares pueden utilizarlos aquellos niños que ya tienen algo de práctica en el agua”.

Adquiere productos certificados

“Lo primero que hay que hacer a la hora de comprar un hinchable es asegurarnos de que está homologado y que cumple todas las normativas de seguridad”, explican desde Intex. Esto implica que esté fabricado sin tóxicos y sin filos que puedan cortar o elementos peligrosos. Desde la OCU indican que hay algunos hinchables que incluyen “cantidades excesivas de ftalacos, que entrañan riesgos si se chupan”. Además, recomiendan que el producto incluya información completa en su etiquetado, cosa que no siempre ocurre. “Además de composición e instrucciones de uso, se debe incluir la dirección completa del fabricante”, afirman desde la Organización de Consumidores y Usuarios.

Cumple las recomendaciones del fabricante

Los etiquetados de los productos no están de decoración y tampoco sabemos más que los especialistas técnicos que deciden si un hinchable es homologable y para qué lo es. Por eso, desde Intex insisten en que se cumplan las recomendaciones del fabricante. “Asegúrate de leer las instrucciones de uso, suelen estar en la caja o sobreimpresas en el hinchable, y respeta siempre los pesos, edad y medidas que aconsejan”, dicen.

Cómo utilizarlos de forma responsable

Una vez adquirido el hinchable ideal para tu hijo o hija en base a lo descrito anteriormente, toca enseñarle a usarlo con responsabilidad y garantizar que así lo hace. Para que así sea, basta con recordar los siguientes consejos:

Las tres fuentes citadas en esta pieza, tanto la SVP como la OCU e Intex, recuerdan la obligatoriedad de “utilizar las colchonetas y flotadores solo bajo la supervisión de un adulto”. Además, desde la SVP inciden en que se utilicen “siempre en lugares donde el niño haga pie y nunca en el mar para evitar el arrastre hacia el interior como consecuencia de las corrientes”. En este último detalle insisten también todas las campañas de prevención de accidentes en el mar de de la Real Federación Española de Salvamento y Socorrismo

“No son elementos de seguridad por lo que si vamos a utilizarlo con niños pequeños no deberemos de perderles de vista nunca”, advierten desde Intex, que recomienda los modelos con “pañal” para los bebés diseñados “para que no se cuelen y con dobles anillos para aumentar su estabilidad”, explican, si bien es absolutamente imprescindible estar siempre junto a ellos y con los dos ojos pendientes porque si vuelcan no podrán liberarse del hinchable. 

También es fundamental tener cuidado en las piscinas, especialmente con los bordillos, con no dejar que los peques se tiren al agua subidos en el hinchable y también con que no se tiren sobre ellos en el agua porque “puede rebotar y golpearse contra el mismo bordillo; o incluso contra el fondo”, aseguran desde la OCU. 

Y, por último, hay que prestar atención a cómo conservamos los hinchables para que no se estropeen y nos jueguen una mala pasada cuando los peques los estén usando. Desde Intex inciden especialmente en la mala relación de estos productos con el sol, que además de poder dañarlos puede provocar quemaduras en los niños si se tumban directamente sobre ellos con la piel seca. “Si está muy caliente la solución es sencilla, mójalo un poco y listo”, concluyen. Parece lógico, pero con la emoción del momento, un peque puede no darse cuenta, así que no te olvides de recordárselo antes de coger el hinchable y usarlo. 

Vídeo de la semana

Continúa leyendo