Diversión en familia

Ideas para organizar un cine de verano en casa

Como verás a continuación, no hace falta complicarse mucho la vida para recrear en casa uno de los planes veraniegos familiares favoritos de los más pequeños de la casa.

Foto: iStock
Foto: iStock

Si tienes una pequeña terraza en casa, ya es suficiente para montar un cine de verano casero y llevar al ámbito del hogar uno de los planes favoritos de los peques (y de los mayores). 

Lógicamente, el espacio condiciona cómo será ese cine de verano, pero basta con ese pequeño espacio exterior para poder organizarlo. Para ello, debes tener en cuenta por supuesto la hora del día -que sea de noche o esté anocheciendo-, el espacio, la pantalla, la proyección, el proyector, el sonido, la decoración y, por supuesto, los snacks. Así puedes preparar cada una de ellas: 

La hora del día

En este caso, lo más importante es que los peques lleguen con gasolina para aguantar y disfrutar del cine de verano. De lo contrario, el plan no tiene sentido. Así que ese día, si alguno es muy peque y suele acostarse antes de que anochezca o justo cuando lo hace, intentad que duerma la siesta o, si ya lo hace, que se alargue un poquito más.

El espacio

Cualquier lugar en el que quepa una sábana tendida o tengáis una pared clarita es suficiente para montar el cine de verano casero. Obviamente, cuanto más grande sea el espacio, mejor. Ya no solo por el tamaño de la pantalla, sino por el espacio para sentaros con comodidad y estar a gusto. Como mínimo, necesitáis una terraza en la que poder tirar de televisión y alargador, como se ha hecho toda la vida y, a partir de ahí, solo puede ir a mejor la experiencia. Ya es posible incluso colocar pantallas junto a la piscina y disfrutar de la película desde tu colchoneta hinchable. Esta es la versión avanzada del cine de verano casero, solo para privilegiados.

La pantalla

Más allá de sacar la tele a la terraza, para lo que hace falta buscar ideas,  la opción más económica y práctica es colgar una sábana blanca utilizando unas pinzas en los extremos o, en el mejor de los casos, enmarcarla en un panel que podáis clavar si estáis en un jardín. 

Otra opción son las paredes claras -mejor blancas- donde la proyección se pueda ver con un mínimo de calidad. Al fin y al cabo, no se organizan cines de verano todos los días osea que importa más la idea global que la peli en sí misma, sobre todo para los peques de la casa. 

De todos modos, si queréis optar por la idea más innovadora y cómoda, se han puesto de moda las pantallas de cine hinchables, que también podéis comprar por internet. Eso sí, necesitaréis un jardín o patio amplio para colocarlas. En Youtube, de todos modos, hay tutoriales para construir vuestra pantalla casera. Tanto con pintura, sobre una pared), como portátil.

La proyección

Lo más sencillo es sacar de casa el DVD o Blu-ray y conectarlo al equipo, pero también podéis conectar un cable HDMI al portátil, por ejemplo, o un adaptador HDMI en caso de que se pueda adaptar al proyector. Depende en gran medida del proyector que escojáis para ver la película y sus funcionalidades.

El sonido

Lo más cómodo y práctico es tener un altavoz inalámbrico que funcione por Bluetooth, pero la mayoría de los proyectores llevan integrados altavoces que ofrecen un mínimo de calidad, osea que puede ser suficiente si no sois muy exigentes con este aspecto. 

También podéis conectar la salida del audio del proyector a vuestro equipo de sonido habitual o aprovechar, si disponéis de ellos, de altavoces que tengáis en casa (del ordenador, del equipo de música, etc.) para distribuir mejor el sonido por la zona de visionado.

El mobiliario

En este aspecto debéis conseguir un equilibrio entre confort y estética, todo ello marcado por el espacio del que dispongáis. A los peques les suelen gustar los puffs, pero para los mayores unas sillas portátiles o mobiliario de camping es lo más indicado puesto que lo importante es estar cómodos. Si tenéis sofás o butacas confortables, hamacas incluso, aprovechadlas en función de los gustos de cada uno. Y no os olvidéis de poner una mesa central en la que podáis dejar las bebidas y las snacks.

La decoración

Si tenéis tiempo y a los peques les apetece colaborar, podéis construir desde una taquilla con cartón y pinturas hasta tickets para entrar al cine de verano además de decorar todo el espacio exterior con banderines, guirnaldas y cualquier otro elemento decorativo de este estilo. Dejad que los peques lleven la iniciativa en este aspecto. Pueden incluso decorar el cine con dibujos propios si les apetece.

La luz

O veis el cine a oscuras o colocáis una luz tenue e indirecta que no afecte a la calidad de la visión de la película. Tiras de bombillas amarillas o farolillos en puntos estratégicos del cine son dos opciones interesantes en este sentido, pero podéis optar por dejar la zona a oscuras y tampoco habría ningún problema. A vuestro gusto.

Los snacks

Que sean saludables en la medida de lo posible, pero si es un día especial y no abusáis del dulce en casa, podéis preparar un pequeño candy bar para la ocasión. Chucherías, galletas caseras, limonada casera, bebidas vegetales, helado, gusanitos (saludables o no), patatas fritas… Las opciones son infinitas. De todos modos, con unas palomitas de toda la vida una película al aire libre se disfruta a lo grande y seguro que a los peques les resulta más que suficiente.  

Es imprescindible, en cualquier caso, la mesa que mencionábamos anteriormente o por lo menos disponer de un carrito auxiliar en la zona del cine.

Rubén

Rubén García Díaz

Papá de dos niñas y periodista, la mejor combinación para que broten dudas, curiosidades, consejos efectivos (también otros que no lo son tanto) y experiencias satisfactorias que compartir en este espacio privilegiado para ello.

Vídeo de la semana

Continúa leyendo