¡Nos vamos de cumple!

La merienda de la fiesta de cumpleaños, ¿cómo debe ser?

Las fiestas de cumpleaños son una ocasión estupenda para permitirles («hoy y solo hoy») saltarse las normas con las chuches, los aperitivos de bolsa o los refrescos. Lo ideal es combinar alimentos nutritivos con una cantidad moderada de dulces y chucherías.

Una comida sencilla para la fiesta de cumpleaños

Lo mejor es preparar algo sencillo, pensando en lo que meriendan los niños habitualmente. Por ejemplo, un bocadillo para cada uno, y mejor si es de pan normal. Puede ser de chocolate (untado o de tableta), de paté, de jamón york y queso, de pavo, etc.

Este día está permitido tomar una pequeña cantidad de aperitivos (patatas fritas, ganchitos, maíz inflado, etc.), pero la estrella es la tarta de cumpleaños para soplar las velas. Lo ideal es que sea casera, pero si no hemos tenido tiempo para hacerla, podemos comprar una lo más sana posible de las que tienen éxito entre los pequeños, por ejemplo, de chocolate.

¿Qué beber en la fiesta?

La bebida principal debe ser el agua, aunque también puede haber un vaso de zumo o refresco (hoy pueden tomarlo porque es un día especial). Es preferible comprar botellas grandes que envases individuales y que un adulto esté pendiente de llenar sus vasos cuando se vacían.

No obligarles a comer

A veces los niños están tan entretenidos con los juegos y las actividades que hemos preparado que se olvidan de comer. En ningún caso hay que obligarles, ni insistirles en que deben sentarse a terminar la merienda.

El regalo del cole

Pueden llevar una barrita de chocolate o una chuchería y solo una para sus compañeros. Una bolsa de chuches es un exceso de calorías vacías.

 

Asesor: José Manuel Moreno Villares, doctor de la Unidad de Nutrición Clínica del Hospital 12 de Octubre de Madrid.

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS