Niños y nieve

Protege la piel de los más pequeños del frío

Tanto mayores como pequeños tenemos que proteger la piel en invierno. Sobre todo en nuestras visitas a la nieve, ya que el hielo refleja la radiación solar y se incrementa la radiación ultravioleta que recibimos. Te damos algunos consejos.

Protege la piel de los más pequeños del frío

Jugar con los niños en la nieve, hacer muñecos, lanzar bolas o incluso que den sus primeros pasos sobre unos esquíes es muy beneficioso para ellos, pero los papás no debemos olvidar lo importante que es proteger su piel en invierno. El reflejo del hielo, el viento, el frío y la altura incrementan el riesgo de sufrir quemaduras, dolores de cabeza o grietas en manos y pies. ¡Evítalo!

  • Lo primero que debemos hacer los mayores es asegurarnos de que vayan suficientemente abrigados. Las manos cubiertas con guantes y un calzado apropiado. Cabeza y orejas tapados e, imprescindible, gafas para que el sol no les haga daño en los ojos al reflejarse con la nieve tan blanca, aunque vayamos a estar poco tiempo.
  • Renueva la crema de protección solar cada hora y aplícala una media hora antes de la exposición al sol para que les proteja adecuadamente.
  • Intenta controlar las horas de exposición al sol de los niños, sabiendo siempre que entre las 11 y 16 horas el sol es más fuerte.
  • No dudes en guardar en sus bolsillos las cremas y los protectores labiales para que siempre vayan con ellos. Es un buen truco para tener la protección siempre a mano y junto al niño.
  • Recuerda que con bebés debes tener especial cuidado al aplicar cualquier producto sobre su piel ya que les pueden provocar irritaciones, especialmente a los que tienen menos de seis meses. De todas formas, ir a la nieve no es el plan más adecuado para un bebé, ya que no pueden jugar con la nieve y es fácil que se enfríen.

Etiquetas: familia, frío, invierno, piel del bebé

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS