Consejos

Trucos para maquillar a los peques en casa por Halloween

Maquillar a los peques por Halloween puede ser un “drama” en casa, así que nuestro consejo es que escojáis el disfraz en función de vuestra destreza y del tiempo que tengáis para el maquillaje y no al revés. Estas son algunas ideas clásicas.

Foto: Pexels
Foto: Pexels

Halloween es un motivo de alegría familiar. Los peques están un poquito más contentos que de costumbre y en casa verles disfrutar es un motivo más para sonreír. Solo hay un pero: el día que toca maquillarles. Porque, sí, todos se quieren disfrazar, pero sobre todo se quieren maquillar.

Tal y como nos enseñó a un grupo de periodistas hace algunas semanas la maquilladora Alexandra Alcañiz, responsable del maquillaje de Halloween de Port Aventura, la clave reside sobre todo en los ojos. Es aquí donde se puede jugar con la creatividad para acentuar los rasgos y conseguir resultados muy chulos con lo que tengáis por casa. 

Evidentemente, si podéis haceros con accesorios como brillos -las lentillas, en todo caso, mejor para los adolescentes- y pinturas especiales, el resultado será aún mejor, pero no os agobiéis por ello porque basta con jugar con colores antagónicos -no pueden faltar una barra blanca y otra negra- por ejemplo y tener alguna idea básica para conseguir que los peques estén felices con su maquillaje de Halloween.

Lo fundamental, además del material, es tener ideas a mano en las que inspirarse. Y teniendo en cuenta que no hay tantos papás y mamás maquilladores profesionales y que el tiempo no abunda, los clásicos de Halloween son las mejores fuentes de inspiración. Clásicos como estos:

Katrina mexicana

Es el maquillaje de moda en Halloween en el último lustro. Inspirado en la cultura del Día de los Muertos mexicana, no es fácil de ejecutar por libre, pero si tenéis una fotografía de algún ejemplo que no requiera mucha destreza podéis copiar el make up look y conseguir un resultado ideal junto a la ropa adecuada.

Calavera

Uno de los favoritos de los niños para Halloween es el disfraz de esqueleto. No tiene mucha historia la parte textil, pero sí tiene trabajo el maquillaje del rostro. Lo bueno es que solo necesitáis dos colores, negro y blanco, para recrear una calavera en el rostro de vuestro peque.

Joker

La sonrisa del Joker es un recurso muy Halloween. Base pálida de la cara y mucha concentración y esmero para reproducir su sonrisa a partir de alguna de las muchas versiones de este famoso personaje de ficción y, para darle más realismo, un spray verde con el que pintar el pelo del peque. Un día es un día.

Zombie

Las heridas requieren cierta destreza a la hora de maquillar y materiales especiales, de ahí que no todo el mundo se anime con ellas, pero si os lo queréis currar mucho tenéis una fuente de inspiración para superar el reto: Youtube, donde abundan los tutoriales al respecto.

Frankstein

Este es uno de los maquillajes más resultones en relación a lo que cuesta ejecutarlo porque, si no sois muy ambiciosos, con una base verde y una barra de color negro para ojos, labios y alguna cicatriz repartida por el rostro conseguiréis un resultado muy bueno.

Calabaza

Algo parecido al maquillaje de Frankestein ocurre con el de calabaza: una opción divertida para los más peques de la casa. Podéis complicaros mucho la vida e inspiraros en ideas que tenéis en Pinterest que están muy trabajadas o simplemente utilizar una base naranja y aprovechar el negro para la zona de los ojos y la boca. 

Bruja

Las ojeras son básicas en los disfraces de brujas pero a partir de ahí se trata de uno de los maquillajes que más libertad ofrece. Contraste entre el blanco de la base y el negro en labios y pómulos, intentar reproducir la icónica verruga de las brujas de cuento y sus arrugas, y podéis introducir también otros colores como el verde o el morado e incluso pintar alguna arañita o tela de araña en uno de los mofletes. Dad rienda suelta a vuestra creatividad. Además, podéis adquirir una nariz falsa y darle más realismo al maquillaje si queréis.

Vampiro

Una de las opciones más sencillas de cara a Halloween es la de vampiro o vampiresa. Pelo humedecido y peinado hacia atrás, pico acentuado con una barra de maquillaje negra en la base del flequillo, donde nace el pelo, base muy pálida de maquillaje, sombra de ojos negra, morada o lila y labios pintados en el mismo color o en rojo. 

Continúa leyendo