Actividades en familia

Un fin de semana cerca de la naturaleza

Llega el fin de semana, es decir, 48 horas sin ir a la oficina, sin estrés, ni prisas y, por supuesto, sin cole. Traducido al lenguaje infantil: el paraíso. Os proponemos varias actividades originales para toda la familia con las que disfrutar, reírse y aprender en plena naturaleza.

Ecoparques

Ecoparques

Los llaman parques de ocio naturales. En ellos no podremos hacernos una foto junto a Mickey Mouse o Piolín y sin embargo, los ecoparques proponen algo igual de divertido. Ubicados en entornos privilegiados y rodeados de naturaleza, ofrecen actividades de todo tipo y para todas las edades, sacando el máximo partido al aire libre. En resumen, los niños se lo pasarán igual de bien que en un parque temático y disfrutarán de un plan diferente que contarán entusiasmados a sus amigos.

Senda Viva

  • Junto a la reserva de la Biosfera de las Bárdenas Reales, Navarra.

Allí los pequeños pueden saludar al canguro Wallaby o montar en ferrocarriles antiguos. Estos trenes recorren túneles y lagos y pasan muy cerquita de panales de abejas, de cisnes, de conejos, de gallinas... Además, tienen la oportunidad de subirse al tradicional tiovivo o a las sillas voladoras, así que no echarán de menos los parques de atracciones tradicionales.
Mientras tanto, los más mayores pueden aprovechar para lanzarse por la gran tirolina o ejercer de guías para los más pequeños en el laberinto de agua, entre otras muchísimas opciones.

El Valle de los 6 sentidos

  • Valle de Esgueva, Valladolid

Es un parque que cuenta con un gran estanque rodeado de árboles y ha sido diseñado en un antiguo palacio cuyas ruinas sirven también de espacio para el juego.
En el Jardín de Piedras, El Palacio de los Sentidos, El Valle de los Valientes, Las Colinas del Laberinto, El Bosque Rascanubes o El Teatro de los Ecos se realizan más de medio centenar de actividades pensadas para que los más pequeños puedan aprender jugando. Los mayores también disfrutarán de los paseos en barca o de las exhibiciones de aves rapaces, entre otras posibilidades.

Aventura Amazonia

  • En el Valle de La Fuenfría, Cercedilla (Madrid).

Ubicado en el Valle de La Fuenfría, en Cercedilla, es uno de los parajes más bellos de la Sierra de Guadarrama. Es un espacio natural, con grandes árboles en el que se realizan juegos de habilidad y destreza. Estos juegos están al alcance de todos ya que están ordenados en circuitos de menor a mayor dificultad. Desde los más pequeños, con juegos adaptados a su edad y sus capacidades, hasta todos los adultos amantes de la naturaleza podrán disfrutar de unos días alejados de la ciudad.

Rutas por el bosque

Todos los bosques guardan secretos. Y si no, que les pregunten a los niños dónde viven las hadas y los duendes. Perderse en su interior, aprendiendo además a distinguir los distintos tipos de árboles, si sus hojas son caducas o perennes o por qué unos tienen flores y otros no, puede ser el mejor plan familiar para un día campestre. En todas las comunidades autónomas hay muchos bosques que merece la pena visitar. Estas son algunas opciones.

El bosque pintado o bosque de Oma

  • En la Reserva Natural de Urdaibai, Vizcaya.
 

El escultor vasco Agustín Ibarrola pintó figuras geométricas, animales y humanas en este bosque. Varios árboles forman imágenes conjuntas, aunque algunas solo se pueden ver desde posiciones determinadas. Parte del juego consiste en descubrirlas. Muy cerquita queda la cueva de Santimamiñe, con pinturas rupestres. Hay visitas guiadas.

La garganta de los infiernos

  • En el Valle del Jerte, Cáceres.

Esta reserva natural se caracteriza por los saltos de agua y las cascadas. Es un maravilloso entorno natural donde predominan los cerezos, árboles típicos de la zona, y los castaños. Los niños lo pasarán muy bien viendo las cascadas, disfrutando de las piscinas naturales y con la fauna del lugar: águilas, mariposas, cigüeñas, gatos monteses… Muchos de ellos son animales que no han visto nunca.

La ciudad encantada

  • En Cuenca.

En mitad de un bosque con multitud de variedades vegetales, el río Júcar forma un gran cañón. En este paraje podemos encontrar formaciones de roca caliza esculpidas por la erosión del agua y el viento. Con el paso de los siglos estas rocas han adquirido forma de figuras humanas, objetos, animales, etc. con gran precisión.

Es una visita obligada para toda la familia y especialmente para los niños, que disfrutarán viendo las diferentes figuras y fantaseando envueltos por la magia de la naturaleza. Al llegar, lo primero que se encontrarán será una enorme cabeza de gigante enterrado hasta los hombros.

Arte en plena naturaleza

Puede que entrar en un museo cuando brilla un sol de escándalo no sea el mejor plan. Pero eso no quiere decir que las actividades culturales se tengan que desechar. Hay museos en plena naturaleza que sorprenderán a todos, mayores incluidos.

El Valle de los Sueños

  • Puebla de la Sierra, Madrid.
 

Varios artistas han vestido un paraje natural. Es un itinerario escultórico de 1,3 km en el que todos, niños y mayores, pueden disfrutar y aprender de la cultura en plena naturaleza. Y aunque ellos aún no sean unos entendidos en arte, siempre será un paseo diferente.

Fundación NMAC

  • Vejer de la Frontera, Cádiz.

Distintas obras de arte en un espacio abierto repleto de encinas, pinos y praderas y muy cerquita del mar. Decenas de artistas exhiben allí sus trabajos, que se han ideado expresamente para integrarse en el paisaje. Además, cuando se acerca el verano organizan actividades específicas para los niños, como talleres de manualidades.

Autora: Beatriz González.

Etiquetas: 3 años, familia, niños y naturaleza, tiempo libre

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS