5-6 años

¿Ya pueden patinar?

A partir de los cinco años un niño cuenta con el equilibrio suficiente para iniciarse en el patinaje y divertirse con esta actividad a la vez que hace ejercicio.

¿Ya pueden patinar?

No todos los niños son iguales. Si nuestro hijo quiere patinar, podemos animarle, pero si no se siente preparado, no debemos forzarle. Puede que nuestro hijo prefiera saltar, correr o jugar con el balón y es totalmente respetable.

¿Por dónde empezar?

Ningún niño tiene que convertirse en el mejor patinador de su clase, aunque su papá destacara en esta actividad desde su más tierna infancia. Recordemos que lo que necesita no es competir ni demostrar que salió a papá, sino jugar, divertirse y moverse como parte de su crecimiento físico y emocional. Y, ¿cómo se inicia? ¿Qué necesita?

La técnica básica del patinaje consiste en lograr equilibrio sin deslizarse, aprender a dar impulso y, por último, frenar (esto último sólo es posible cuando se domine la marcha). Al principio, lo mejor es ir despacito y preparar juegos divertidos y que no duren demasiado tiempo.

Tipos de patines

  • Los patines en línea cogen más velocidad, ya que provocan menos rozamiento. Además, se adaptan a diversas superficies, aunque no sean las mejores para patinar. Existen numerosos modelos, tanto para la competición como para la práctica en la calle, recintos abiertos e incluso montaña.
  • Los de cuatro ruedas permiten realizar arrancadas más rápidas, así como derrapes, al disponer de más base de apoyo sobre el terreno. Algunos especialistas recomiendan los patines de cuatro ruedas para la iniciación, ya que con los de cuatro ruedas sufren más los tobillos.
  • El patinaje sobre hielo suele encantarles. Lo mejor es que el niño comience con un monitor. A veces los papás, en un exceso de confianza, salimos a la pista con él de la mano y, si perdemos el equilibrio, nos caemos y le tiramos con nosotros. Antes de adquirir los patines (más caros que los de línea) hay que asegurarse de que su amor por el patinaje sobre hielo no va a ser algo pasajero.

Medidas de seguridad

  • Busca el lugar adecuado. No muy transitado, con el suelo seco y lo más liso posible. Una cancha o solar desocupados o un parque que reúna estas condiciones pueden servir.
  • Colócale SIEMPRE las protecciones bien ajustadas: casco, coderas, rodilleras, muñequeras y guantes, que deberán estar homologados por la UE. No puedes impedir que se caiga, pero sí evitar lesiones en sus extremidades (las más comunes en esta práctica) y en la cabeza.
  • Cómprale patines de su talla, no mayores «para que duren». Lo único que lograrás así es que el niño no lleve los patines sujetos a los tobillos y sufra torceduras o accidentes peores. Además, tienen que ser ligeros y cómodos.
  • Vístele con ropa de material resistente pero flexible que le permita tener libertad de movimientos.
  • Asegúrate de que no mastica chicle o un caramelo ni lleva nada punzante en los bolsillos. Sus manos, por supuesto, han de quedar libres, ya que le ayudarán a mantener el equilibrio y le salvarán de más de un batacazo.
  • No dejes que patine solo. Debe ir acompañado de un adulto.


Asesores: José Luis Pérez, secretario de la Asociación Española de Patinaje, y Gloria Estefanel, responsable de Hielo de la Federación Española de Deportes de Invierno.

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS