Villancicos

Letra del villancico 'El campanillero'

2 minutos

No podemos entender la Navidad sin panderetas, zambombas y villancicos. Enseñarles esta tradición a los pequeños es algo precioso. ¡Todos a cantar!

También te puede interesar: Las letras de los villancicos más populares
Los campanilleros

¿Cuál es el origen de los villancicos? Aparecieron en el siglo XV como una continuación de canciones aún más antigua. Ya en el renacimiento, se cantaban entre la plebe y la clase pobre para alegrar los días.

Eso sí, no tenían nada que ver ni con la Navidad, ni mucho menos con la religión. Eso vendría posteriormente. Durante este tiempo eran cantados en fiestas populares con temas tan diversos como todas las noticias acontecidas en el pueblo o la villa en la que se cantase.

Posteriormente, se fueron incluyendo otros temas y, entre ellos, el navideño. Algunos miembros eclesiásticos vieron en esta forma (tan breve y pegadiza) algo genial para transmitir su mensaje evangelizador y así comenzaron a cantarse diversos pasajes religiosos que conocemos hoy en día.  

Es importante que nuestros hijos conozcan todas las tradiciones que nos han ido acompañando generación tras generación. De lo contrario, todas acabarían perdiéndose. Si, a parte de hacerlo en el cole, también las aprenden en casa, podrán enriquecerse culturalmente mucho más.

A través de rituales como el de cantar villancicos estaremos transmitiendo un montón de valores culturales a nuestros hijos que, a su vez, les transmitirán a los suyos.

Como no podemos entender la Navidad sin villancicos, nosotros también queremos aportar nuestro granito de arena para que cantéis todos juntos sin parar. En esta ocasión, presentamos la letra de “Los campanilleros”, un villancico que ha acompañado a muchas generaciones al ritmo de pandereta y zambomba.

En la noche de la noche buena
bajo las estrellas por la madruga,
los pastores con sus campanillas
adoran al niño que ha nacido ya,
y con devoción...

Van sonando zambombas panderos
cantándole coplas al niño de Dios.
En los pueblos de mi Andalucía
los campanilleros por la madruga,
me despiertan con sus campanillas
y con sus guitarras me hacen llorar.
Y empiezo a cantar....

Y al oírme todos los pajarillos que están en la rama
se echan a volar
En la noche de la noche buena
bajo las estrellas por la madruga,
los pastores con sus campanillas
adoran al niño que ha nacido ya,
y con devoción...

Van sonando zambombas panderos
cantándole coplas al niño de Dios.

Etiquetas: familia

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS