Tiempo libre

Test. ¿Es el ballet el deporte ideal para tu hijo o hija?

Es una actividad exigente, pero da muchas satisfacciones y reporta muchos beneficios a los niños.¿Encaja el aprendizaje del ballet con la forma de ser de tu hijo?

0 / 0
bailando

1/9 Mi hijo es ...

niños ballet

2/9 ¿Le gusta a tu hijo o a tu hija escuchar música habitualmente? ¿Toca algún instrumento?

niños ballet

3/9 En el ballet se combinan los elementos artísticos con la actividad física. ¿Crees que exige mucha concentración?

niños ballet

4/9 Cuando tu hija (o tu hijo) te dice que está cansada y no le apetece ir a las actividades extraescolares a las que está apuntada, ¿Qué haces?

niños ballet

5/9 ¿Por qué estás pensando en apuntar a tu peque a ballet?

niños ballet

6/9 Las grandes estrellas del ballet como Tamara Rojo o Igor Yebra flotan en una facilidad increíble en el escenario. Detrás de este resultado hay mucho más trabajo de lo que parece. ¿Crees que tu hijo tendrá paciencia e interés para repetir los mismos pasos de baile una y otra vez?

niños ballet

7/9 ¿Le cuesta expresar sus sentimientos y emociones?

niños ballet

8/9 Desde el punto de vista físico, quieres apuntar a tu hijo o hija a un deporte que potencie sobre todo…

niños ballet

9/9 Desde el punto de vista psicológico, crees que a tu hijo le vendría bien un deporte…

Puede que tu hijo o tu hija no esté hecho para la danza clásica

Bailar ballet requiere repetir los mismos pasos y figuras una y otra vez hasta dominarlos a la perfección, y no todos los niños disfrutan con ello. Además, el ambiente de las clases es muy disciplinado, y eso tampoco resulta fácil para algunos pequeños. Si a tu hijo o tu hija le apetece probarlo, adelante. Pero si no ha mostrado especial interés es probable que se canse de las clases de ballet. No pasa nada, hay muchas otras actividades con las que puede pasárselo en grande, incluso otros tipos de danza.

El ballet es su deporte ideal

Danza, música, arte, dominio del propio cuerpo... no es extraño que a tu hija o tu hijo les fascine. Quién baila ballet, habla con su cuerpo, con sus movimientos. Y la satisfacción que va a sentir el niño con todo eso hará que disfrute también con la concentración, la repetición y la disciplina que requiere.