Salud

Los niños de hoy corren menos que sus padres

En una carrera de 1,6 kilómetros, los niños de hoy son alrededor de un minuto y medio más lentos que los niños de hace 30 años. Estos números, que pueden parecer anecdóticos, revelan sin embargo un dato preocupante: nuestros hijos son cada vez más sedentarios.

Los niños de hoy corren menos que sus padres

 

En uno de sus últimos informes, la Organización Mundial de la Salud catalogó el sedentarismo como uno de los cuatro factores con mayor riesgo de muerte al nivel mundial, ya que conlleva problemas como la obesidad, diabetes, hipertensión y una peor salud cardiovascular. El ritmo de vida actual nos ha llevado a pasar mucho tiempo sentados, se realizan más desplazamientos en coche y menos caminando, apenas hay tiempo para el deporte, y los nuevos entretenimientos como los móviles y las tabletas desplazan a las actividades que implican movimiento.

Un estudio presentado en el Congreso de la Sociedad Americana del Corazón, celebrado en Dallas (Estados Unidos), confirma que este cambio de hábitos ya está afectando a la salud de nuestros hijos. Los investigadores recopilaron 50 estudios científicos que involucraban a más de 25 millones de niños de entre 9 y 17 años y procedentes de 28 países diferentes. El estudio demuestra que la capacidad física de la infancia ha disminuido en todo el mundo, y que los niños de hoy no son capaces de correr tan lejos o tan rápido como lo hacían sus padres cuando tenían su edad.

Esta disminución de la capacidad física podría implicar problemas de salud en el futuro. 'Por lo general, si una persona joven no está en forma ahora será más propensa a desarrollar patologías como la enfermedad cardiaca más adelante en su vida', señaló Grant Tomkinson, autor principal del estudio.

 

60 minutos de deporte al día

La solución a este problema es sencilla: estimular a nuestros hijos para que hagan más deporte. 'Los niños deben realizar por lo menos 60 minutos de actividad diaria en la que utilicen los músculos grandes del cuerpo, como correr, nadar o andar en bicicleta', recomienda Tomkinson. 'Tenemos que ayudar a inspirar a los niños y jóvenes para desarrollar hábitos de salud que los mantendrán sanos ahora y en el futuro', concluye.

Para ello, nada mejor que predicar con el ejemplo. No podemos animar a nuestros hijos a llevar una vida más activa si nosotros mismos no nos aplicamos el cuento. ¿Por qué no buscas momentos en la semana para practicar con tu hijo algún deporte? Podéis salir a montar en bicicleta, ir a un parque cercano a jugar al fútbol o encestar unas canastas, o aprovechar el fin de semana para hacer excursiones por el campo. Vuestra salud lo notará, y además os lo pasaréis fenomenal juntos.

 

Fuente: Fundación Española del Corazón

 

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS