Obesidad infantil

¿Cómo es la dieta semáforo?

La madre de un niño de cinco años que tiene sobrepeso nos ha preguntado en qué consiste la dieta semáforo y si podría hacerla su hijo.

¿De qué color es…?

En niños menores deseis o siete años rara vez se recomienda una dieta para perder peso, lo que se aconseja es corregir los malos hábitos alimentarios y hacer ejercicio físico.

En niños mayores de siete años más o menos el régimen de adelgazamiento más habitual es la dieta semáforo. Se llama así porque divide a los alimentos en tres grupos y otorga a cada uno de ellos un color de las señales luminosas que regulan la circulación (verde, naranja, rojo) con los mismos significados: vía libre, pasar con cierta restricción, prohibido.

Así, de los alimentos incluidos en el grupo verde el niño puede tomar la cantidad que le apetezca sin límite; los del grupo de color ámbar debe comer con moderación y de los productos incluidos en el rojo, debe tomar de forma muy ocasional.

Tienen color verde las frutas frescas, las verduras y el agua; color ámbar los lácteos, los aceites y las legumbres, entre otros, y color rojo los fritos, los dulces, los refrescos y demás productos que aportan muchas calorías. Esta dieta se basa en limitar el consumo de alimentos muy calóricos.

Cuando un niño necesita perder peso, hay que consultar con el pediatra, los padres no deben ponerle un régimen por su cuenta por muy razonable que este parezca. El médico indicará las pautas a seguir, de acuerdo con el peso del niño y la alimentación que tiene. En niños pequeños, El Comité de Nutrición de la Asociación Española de Pediatría aconseja simplemente corregir errores: hacer cinco comidas al día y tomar alimentos de alto valor nutricional y baja densidad calórica.

¿De qué color es…?

La madre o el padre solo tiene que mirar la siguiente clasificación para saber si su hijo puede tomar un alimento sin problemas, debe limitar la cantidad o debe evitar comerlo.

Alimentos de color verde: Verduras, frutas frescas no muy maduras y agua natural.

Alimentos de color ámbar: Cereales (pan, pasta, arroz), legumbres (alubias, garbanzos, lentejas y guisantes), patatas cocidas y asadas, aceite (oliva, girasol, maíz), lácteos (leche y yogur desnatados, queso fresco y requesón), huevo dos o tres veces en semana (en tortilla o pasado por agua), pescados, carnes (pollo, conejo, pavo, ternera, vaca), zumos naturales no azucarados y frutos secos (higos, pasas y castañas).

Alimentos de color rojo: Cereales (arroz en paella de carne, cereales azucarados para el desayuno), fritos, frutos secos (pipas, almendras, nueces, etc.), lácteos (leche entera, yogur entero, nata, mantequilla, queso graso, etc.), carne de cerdo (excepto solomillo), cordero con grasa, embutidos, dulces, cacao, bollería, postres lácteos, helados y bebidas, salvo zumo natural no azucarado.

 

 

 

Etiquetas:

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS