Intoxicacion

Socorro: el niño ha comido tiza

Suele ocurrir, en el colegio o en casa, que el niño chupe las tizas (o incluso se las coma). ¿Son tóxicas? ¿Será peligroso? ¿Le llevo al médico si ha ingerido una buena cantidad?

Las tizas que se usan para los niños no son tóxicas. Pero eso sí, si se come una cantidad importante, pueden provocar vómitos, diarreas o dolor de tripa.

Las que están hechas de yeso (se usan en los colegios) se deshacen y es más fácil aspirar su polvo. Pero existe en el mercado otro tipo de tiza elaborada con materiales naturales, antialérgica y que no mancha.

En todo caso, si vemos que el niño ha comido un trozo grande, hay que comentárselo al pediatra o llamar al Instituto de Toxicología (915 620 420).

Material para ser creativo

Aunque las tizas se pueden usar desde los dos o tres años (si son naturales, mejor, como hemos dicho), los rotuladores y los bolígrafos es mejor que los usen cuando sean más mayorcitos. Los niños más pequeñitos pueden utilizar ceras blandas (crayones) de colores, lápices negros y de colores, témperas, acuarelas, pintura de manos...

En la caja de pinturas también puede haber pinceles o esponjas. Y los soportes pueden ser muy variados: los papeles de diferentes tamaños, colores y texturas les servirán para experimentar, pero, por ejemplo, el interior de la caja de cereales o un cartón de huevos, pueden ser también estupendos soportes para dibujar.

 

También te puede interesar:

Continúa leyendo