Niños y alergia

Viajar en coche con niños alérgicos

La primavera es la época más temida por los alérgicos, y junio es el mes de mayor índice de polinización del año, por lo que las personas que presentan alergias respiratorias, especialmente los niños, deben estar alerta durante estas semanas.

Viajar en coche con niños alérgicos

Los espacios cerrados son, además, lugares especialmente incómodos para las personas con alergias, y es que existe evidencia científica de la relación entre la contaminación en espacios cerrados y la mayor virulencia de la incidencia y la sintomatología de las alergias. Uno de los lugares en los que más horas pasamos, y que, según diversos estudios, es un lugar ideal para el anidamiento de gérmenes, virus, mohos y bacterias es el coche. Atender a una correcta conducción es necesario para nuestra seguridad, por lo que controlar los síntomas de las alergias durante los viajes es fundamental.

 

Con el fin de evitar estos síntomas y mantener nuestro vehículo sano para toda la familia, es recomendable atender a una serie de sencillas prácticas que podemos llevar a cabo.

 

Como primer paso es recomendable apuntar una serie de trucos que podemos aplicar durante el viaje. En primer lugar, y para evitar la entrada directa de polen y partículas alérgenos de cualquier tipo, deberíamos conducir con las ventanillas subidas. El objetivo es conseguir la menor incidencia posible de elementos externos.

 

Junto a esta recomendación, y mientras nos encontramos de camino hacia nuestro destino, deberíamos activar la opción de recirculación del aire del coche. De esa manera estaremos respirando únicamente el aire del interior del vehículo, limitando además la entrada de aire con polen del exterior.

 

Una de las medidas más importantes para evitar a incidencia de bacterias y mohos en muchas ocasiones está relacionada directamente con una correcta higiene, sobre todo cuando tenemos niños pequeños a los que hay que proteger de cualquier partícula perniciosa. De esta manera es necesario mantener la tapicería del coche lo más limpia posible, ya que es un lugar muy común para la aparición de partículas que provocan alergias.

 

Junto a esta limpieza, y como parte de la rutina anual de revisión del coche, los filtros de habitáculo, también conocidos como filtros de polen, deben cambiarse entre una y dos veces al año, de esta manera conseguiremos una menor entrada de ácaros y partículas perniciosas.

 

Finalmente, y con el fin de potenciar una limpieza total de nuestro vehículo, Midas ha traído a España el primer sistema de higienización del aire, Air Care. Esta tecnología ioniza el oxígeno del coche, destruyendo molecularmente todo tipo de bacterias, virus, gérmenes y mohos que puedan haber anidado en él. Este sistema pionero, es totalmente inocuo para la salud de los pasajeros puesto que no emplea ningún tipo de producto químico.

 

Sea cual sea el grado de alergia que presenten nuestro hijos, es recomendable mantener un entorno lo más libre de ácaros, bacterias y mohos posible, ya que su bienestar y salud en la infancia repercutirá en su vida futura.

 

 

Etiquetas: alergia, niños, salud, salud niños, viajar con niños

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS