Higiene en la cocina

15 reglas de oro para evitar intoxicaciones alimentarias

El calor favorece la multiplicación de los gérmenes en los alimentos, por eso en los meses de verano muchos niños y adultos enferman por comer platos en mal estado.

Al cocinar y manipular los alimentos:

1. Cocinar los alimentos al menos a 70º C, porque a esa temperatura la mayoría de los microorganismos muere. Asegurémonos de que los alimentos no quedan crudos en el interior, sobre todo los filetes muy gruesos, el huevo y el pescado.

 

2. Evitar el contacto entre alimentos crudos y cocidos.La contaminación cruzada es uno de los principales riesgos de la cocina: si la carne está contaminada por gérmenes y la cortamos en la misma tabla que la manzana, o con el mismo cuchillo, no evitaremos la infección aunque cocinemos la carne a 70ºC. Utilizaremos menaje diferente para aliementos crudos y cocinados: por ejemplo no usaremos las mismas pinzas para meter la carne en la sartén que para sacarla, si tenemos varios filetes que hacer.

 

3. Lavarse las manos antes de cocinar y cada vez que se manipulan alimentos crudos. También si se va al servicio, por supuesto. Buena higiene en la cocina: todo ha de estar bien limpio, y hay que evitar que queden restos de comida en ningún rincón.

 

4. Lavar frutas y verduras bajo el chorro del grifo, incluso las que vamos a pelar para evitar que la contaminación pase del cuchillo a la propia fruta o a otros alimentos. Si no las vamos a pelar, las sumergiremos en agua con una cucharadita de postre de lejía “apta para la desinfección de agua de bebida” durante cinco minutos. Las secaremos con papel de cocina.

 

5.  Observar los cambios de olor o color de un alimento; son señales de alarma.

 

6.  Descongelar los alimentos en la nevera, no fuera.

 

7.  Consumir inmediatamente las salsas y mahonesas caseras que elaboremos y no guardar las sobras, sobre todo si hay huevo, el gran caldo de cultivo de la salmonelosis.

 

8.  Consumir inmediatamente la comida preparada y no reservarla a temperatura ambiente, ya que cuando los alimentos cocinados se enfrían a esta temperatura empiezan a proliferar los microorganismos. Cuanto más tiempo pasa, más peligro hay.

 

9.  Si elaboramos un plato con pescado crudo o poco hecho, como los boquerones en vinagre, tendremos que prepararlos después de haberlos congelado.

 

10. Evitar usar el trapo de cocina, que puede ser un excelente vehículo para la contaminación cruzada; es mejor utilizar papel de cocina. En cuanto a la bayeta, hay que lavarla bien después de utilizarla.

Manejo de las sobras

Ya hemos visto que hay alimentos de los que no podemos guardar las sobras, como las salsas, mahonesas, o productos con huevo. Deben ser consumidos inmediatamente. Pero hay otros alimentos que podemos cocinar con antelación o guardar algunas sobras, siempre que respetemos las normas de conservación:

 

11.  Si cocinamos con antelación un plato caliente, por ejemplo una crema de verdura, podemos conservarlo caliente hasta que se consuma, a una temperatura de unos 60ºC.

 

12.   Los alimentos fríos, como las ensaladas o gazpachos, deben ser inmediatamente metidos en la nevera hasta su consumo.

 

13. Si hemos guardado sobras de platos calientes, las calentaremos al máximo antes de volver a consumirlas.

 

14. Si nos vamos de camping o llevamos la comida a la playa, hemos de preparar los alimentos con la menor antelación posible y transportarlos en recipientes adecuados.

 

Cuidados en el bar y el restaurante

 

15. Observaremos que los productos están bien conservados, en vitrinas o refrigeradores. Si pedimos carne, no aceptaremos ninguna que no esté completamente hecha (sin zonas rojas).

Etiquetas: alimentación niños, cocina para niños, higiene infantil, nutrición infantil

Continúa leyendo...

CONTENIDOS SIMILARES

COMENTARIOS