Patrocinado

4 pasos para que los niños tengan una alimentación equilibrada

Los niños a los tres años deberían tener una alimentación completa y variada pero, actualmente, existe un déficit en la ingesta de algunos nutrientes esenciales en su dieta. Cambiar su vaso de leche habitual por uno de crecimiento y desarrollo es un pequeño gesto que puede marcar una gran diferencia.

niños leche fresas

A todos los padres les preocupa la alimentación de sus hijos. Es un pilar fundamental para que crezcan sanos, se favorezca su desarrollo y se potencie su capacidad de conocimiento y aprendizaje. Una alimentación completa y variada es suficiente para ayudar al correcto crecimiento y estado de salud de los niños y ahí radica la importancia de transmitírselo desde pequeños, para que asuman los buenos hábitos alimenticios como una rutina propia y los añadan a su vida adulta.

A partir de los seis meses de edad se inicia la introducción de la alimentación sólida. En esta etapa y durante los 2 primeros años de vida, la base de su alimentación continúa siendo fundamentalmente la leche, ya sea materna o de fórmula. A partir de los 3 años, con el inicio de la escolaridad, la alimentación del niño evoluciona hacia un patrón completo y variado, en el que ya están presentes los diferentes grupos de alimentos.

4 pasos para llegar a una nutrición equilibrada

  • Comer de todos los grupos de alimentos: cereales, lácteos, aceites, frutas, verduras, carnes, pescados, huevos...
  • Distribuir en 5-6 comidas al día: desayuno, media mañana, almuerzo, merienda y cena.
  • Hacer un desayuno completo y equilibrado.
  • Tomar 3-4 lácteos cada día: queso, yogur y sus derivados, leche...

A pesar de las continuas campañas educativas y de sensibilización, la realidad es que muchos niños españoles presentan desequilibrios en la dieta y no alcanzan las ingestas diarias recomendadas de nutrientes esenciales para su desarrollo –como el Omega 3 DHA, Hierro, Calcio o Vitamina D- por diferentes razones (estilo de vida actual, menos tiempo para comprar y cocinar, gustos alimentarios del niño en proceso de definición...)

¿Por qué debemos estar atentos a estas carencias?

  • Porque el Omega 3 DHA es fundamental para el desarrollo del cerebro y los niños españoles ingieren menos del 50% de la CDR (cantidad diaria recomendada).
  • Porque el Hierro tiene un papel fundamental en el desarrollo cognitivo y el 64% de los niños no alcanza la ingesta diaria recomendada.
  • Porque el Calcio y la Vitamina D tienen un papel esencial en el crecimiento y desarrollo de los huesos y los niños españoles presentan déficits de ingesta del 75% y 100% respectivamente.

Dicho de otro modo, cuando un niño presenta ingestas insuficientes de estos nutrientes clave, se incrementa el riesgo de ver afectado tanto su normal desarrollo como su estado de salud.

Un pequeño gesto puede marcar una gran diferencia

En este contexto nutricional, un pequeño gesto puede marcar una gran diferencia: optar por una leche de crecimiento y desarrollo, que le aporte un perfil nutricional superior al de la leche de vaca y le ayude a completar su alimentación diaria. Este tipo de leches incorporan algunos nutrientes clave como el Omega 3 DHA o el Hierro, entre otros, de los que la leche de vaca es deficitaria y que no se incorporan suficientemente a la dieta a través del resto de alimentos.

tabla

Las leches de crecimiento y desarrollo son leches adaptadas, especialmente pensadas para satisfacer las necesidades nutricionales del niño a partir de los 3 años, siempre en el contexto de una dieta variada, que maximizan los beneficios para la salud y el desarrollo completo del niño.

Otros gestos importantes que podemos hacer son:

- Ofrecer variedad de verduras y preparaciones, no siempre el mismo puré y no siempre tiene que ser un puré. A los niños les gusta la variedad y disfrutan con los cambios, dentro de su margen de seguridad.

- Es importante además enseñarles que el desayuno es fundamental

- Deben entender que el deporte es una actividad importante en su vida, tanto como comer de todo y en la medida necesaria.

Si nos ocupamos de sus hábitos y su alimentación hoy, no nos tendremos que preocupar tanto de su salud mañana.

CONTINÚA LEYENDO