Uso de la mascarilla

8 casos en los que los niños no están obligados a llevar mascarilla

Aunque su uso es obligatorio para mayores de seis años en espacios abiertos y cerrados, lo cierto es que existen algunos supuestos en los que los niños no tendrían que llevar la mascarilla puesta con justificación. Los repasamos.

Desde el pasado mes de mayo, la mascarilla higiénica es obligatoria para personas mayores de seis años. Se trata de unas de las medidas sanitarias que evitan la propagación del temido coronavirus.

Además, Sanidad ha elevado la semana pasada el uso obligatorio a espacios públicos y cerrados, independientemente de que se pueda guardar o no la distancia de seguridad de dos metros.

Los niños están exentos de su uso en algunos casos pero, eso sí, si se da alguna de las circunstancias por las que el pequeño no esté obligado a llevar la mascarilla, habría que extremar al máximo las otras medidas de seguridad como la distancia social o el lavado frecuente de manos. En caso de que no llevase la mascarilla por motivos sanitarios, el cuidador o familia debería llevar el justificante médico que expusiera su situación.

Explicamos los supuestos en los que podrían no llevarla:

Menores de seis años

Como sabemos, el uso obligatorio de mascarilla incluye a las personas de seis años en adelante. Esto significa que los menores de esa edad no deberían llevarla obligatoriamente, aunque las autoridades sanitarias han advertido de la recomendación de ponerla en niños mayores de dos años.

Tal y como os contábamos en este artículo, los niños menores de dos años no la deben llevar puesta porque, de acuerdo a las palabras de la Asociación Española de Pediatría, podría provocar asfixia.

Niños con insuficiencia respiratoria

En casos de alergia, de asma o de cualquier otra enfermedad que pueda verse agravada por el uso de la mascarilla, los niños estarían exentos de usarla. Eso sí, siempre con la correspondiente justificación médica.

Por otros motivos de salud como capacidad especial o personas dependientes

Tal y como ocurre en el caso de las personas adultas, los niños con capacidades especiales o con enfermedades con las que pudieran presentar dificultades en la conducta por el uso de la mascarilla, tampoco necesitarían llevarla. Eso sí, al igual que en el punto anterior, deberían llevar consigo (o ellos o sus tutores) la justificación médica que les permite no llevarla puesta.

Cuando estén bebiendo o comiendo

Solamente en el momento en que se coma o se beba, ningún ciudadano estaría obligado a llevar la mascarilla en la cara. ¿Esto qué quiere decir? Que si estamos sentados en un bar tomando algo junto a los peques pero ellos no están comiendo ni bebiendo nada, no tendrían que quitársela. Y, en el caso en que estén consumiendo algo, solamente podrían quitársela en el momento en que les estorbase para llevarse algo a la boca. Luego tendrían que volver a colocársela tapando nariz y boca.

Cuando estén nadando

Aunque es cada comunidad autónoma la que pone las normas dentro de los recintos de baño, la regla general es que ningún usuario esté sin la mascarilla puesta, a no ser que estén dentro del agua. Por tanto, si nuestros niños se encuentran dentro del recinto de una playa, una piscina o un río pero en ese momento no están metidos en el agua, no tendrían por qué quitársela.

Si van a introducirse dentro del medio acuático, sí se la quitarían y se la volverían a colocar al salir.

Cuando estén practicando algún deporte que les impida la utilización de la mascarilla

Montar en monopatín, salir a dar un paseo en la manzana de casa en la bicicleta o llevar patines no impiden el uso de la mascarilla. Sin embargo, si el niño se encuentra practicando ejercicio físico y la utilización de la mascarilla dificulta su respiración, podría guardar la mascarilla y volverla a colocar a la finalización de la actividad física.

Si se desplazan en coche con personas de su núcleo familiar

Si los niños van a viajar en un coche con personas que residen dentro del mismo domicilio que él, no estarían obligados a llevar la mascarilla durante el trayecto.

¿Y en clase?

Aunque la vuelta al cole no está todo lo clara que nos gustaría, lo cierto es que hace un mes el Ministerio de Educación publicó una guía con algunas pautas a seguir cuando los niños volvieran a las aulas en septiembre. Entre ellas hablaban del uso de mascarilla, la cual no sería obligatoria dentro del aula de Educación Infantil y Primaria siempre que hablásemos de un ‘grupo burbuja’.

¿Qué qué significa ese término? Corresponde a los grupos de niños que estén completamente aislados del resto de alumnos del centro educativo, ni siquiera en el recreo. Tan solo tendrían contacto alguno con los profesores, quienes sí estarían obligados a llevar la mascarilla puesta.

Marta Moreno

Marta Moreno

La responsable de la web de Ser Padres está especializada en temas de salud infantil, crianza, embarazo, psicología y educación, desarrollando la mayor parte de su carrera profesional en Ser Padres y otros medios orientados al mundo educativo. Es graduada en Periodismo y en Publicidad y Relaciones Públicas con máster en Marketing Digital, Comunicación y redes sociales.

Continúa leyendo