Alergias alimentarias

Alergia al cacahuete y otros frutos secos: todo lo que debes saber

La alergia al cacahuete (y también a otros frutos secos) se caracteriza por ser una de las alergias alimentarias más comunes entre los niños. Saber en qué consiste, qué síntomas produce y cómo tratarla es fundamental para evitar riesgos.

Se estima que, solo en Estados Unidos, cerca de 1.2 millones de niños son alérgicos al cacahuete. Y es que estos frutos secos, de hecho, se convierten en una causa común de reacciones alérgicas graves.

Esto significa que, si somos alérgicos a ellos, simplemente con comer una pequeña cantidad de este alimento puede desencadenar una reacción verdaderamente importante. Incluso, en algunas personas, el mero hecho de tocarlos ya puede causar o generar una reacción.

No en vano, los niños suelen tener más probabilidades que los adultos de sufrir alergias al cacahuete. Y mientras que a algunos, al crecer, la alergia disminuye o desaparece, otros deben evitar este fruto seco de por vida.

Se estima que una persona tiene un riesgo mayor de desarrollar alergias a los alimentos, incluyendo los cacahuetes, si fueron diagnosticados en el pasado de otra afección alérgica. Es más, se sabe que los antecedentes familiares de alergias también tienden a aumentar el riesgo de desarrollar alergia a los manises (o maní).

Síntomas de la alergia a los cacahuetes

En la mayoría de las ocasiones, cuando surge una reacción alérgica al cacahuete se hará evidente apenas a los pocos minutos después de haber estado en contacto con este fruto seco. No obstante, es cierto que algunos síntomas pueden ser sutiles o leves. Si esto sucede, por ejemplo, se pueden desarrollar uno o más de los siguientes síntomas:

  • Picazón en la piel.
  • Urticaria, la cual puede aparecer como grandes ronchas en la piel, o simplemente como manchas de pequeño tamaño.
  • Hormigueo o sensación de picazón alrededor de la boca, o en la garganta.
  • Nariz congestionada.
  • Náuseas.

En algunos casos, en realidad, estos síntomas leves se caracterizan por ser el comienzo de una reacción alérgica mucho más grave. Por tanto, si no se toman medidas para aplicar un tratamiento médico temprano ante la aparición de los primeros síntomas, la reacción sí puede volverse grave.

¿Y cuáles son los síntomas o signos cuando la reacción es grave? Por ejemplo, es posible desarrollar:

  • Hinchazón de los labios y la lengua.
  • Hinchazón de la cara, o de las extremidades.
  • Disnea.
  • Calambres abdominales, sobre todo en la zona del estómago.
  • Náuseas.
  • Vómitos.
  • Ansiedad y jadeos.
  • Diarrea.

Reacciones alérgicas potencialmente mortales

Algunas reacciones alérgicas se caracterizan no solo por ser graves, sino potencialmente mortales. Es un tipo de reacción alérgica conocida médicamente bajo el nombre de anafilaxia, y pueden surgir cualquiera de los síntomas mencionados en el apartado anterior, además de los siguientes:

  • Garganta hinchada.
  • Dificultad para respirar con normalidad.
  • Confusión y mareo.
  • Caída de la presión arterial.
  • Pulso acelerado.
  • Pérdida de la consciencia.

¿Qué hacer en caso de una reacción alérgica leve?

En caso de que se desarrolle una reacción alérgica leve que únicamente afecte a un solo sistema corporal (únicamente al sistema gastrointestinal o a la piel), los antihistamínicos pueden ser suficientes a la hora de aplicar el tratamiento médico.

Estos medicamentos, de hecho, pueden ser útiles a la hora de aliviar los síntomas leves, como por ejemplo podría ser el caso de la urticaria o la picazón. Pero no son útiles, como veremos en el próximo apartado, para detener una reacción alérgica severa o grave.

Es más, en algunas ocasiones los síntomas leves aparecen antes de desarrollar síntomas más graves. Por tanto, es importantísimo prestar especial atención al cuerpo del pequeño, y estar preparado/a para usar un autoinyector de epinefrina si fuera necesario, además de obtener ayuda médica si la reacción se vuelve severa.

¿Cómo podríamos tratar una reacción alérgica severa?

Si experimentamos síntomas de una reacción alérgica en dos o más sistemas de nuestro cuerpo (por ejemplo, surgen en el sistema digestivo o en el respiratorio), o cualquier otro síntoma grave, en realidad nos encontramos ante una auténtica emergencia médica, ya que la reacción alérgica podría volverse mortal.

A la hora de tratar una reacción alérgica grave, será necesaria una inyección de epinefrina. Por tanto, si diagnostican al niño de una alergia al cacahuete, es posible que el médico recomiende llevar siempre autoinyectores de epinefrina. En la mayoría de las ocasiones, estos dispositivos suelen incluir una dosis precargada de epinefrina fácil de usar, que puede administrarse de forma sencilla mediante la aplicación de una inyección.

Aún así, después de la inyección de epinefrina se hace necesario recibir asistencia médica. Y si no tenemos a mano un autoinyector de epinefrina, y los síntomas o la reacción son graves, es necesario llamar a urgencias o acudir rápidamente al hospital si es posible.

Christian Pérez

Christian Pérez

CEO y Editor de Natursan.

Continúa leyendo