Hepatitis en niños

Alerta aumento de casos de hepatitis: ¿Es el adenovirus F-41 la causa?

¿Es posible que el adenovirus F-41 esté realmente detrás de los casos de hepatitis infantil de origen desconocido registrados en las últimas semanas en algunos países europeos?

Ante el aumento de casos de hepatitis aguda infantil de causa desconocida y su posible relación con el adenovirus son muchas las familias que buscan información sobre este tema. Aumenta la preocupación y el temor; como ya he podido comprobar en la consulta diaria, prácticamente todos los padres me preguntan sobre este tema, si ya sabemos la causa, qué síntomas puede ocasionar o si va a pasar como con el coronavirusque al principio no era nada y luego mira la que se ha liado.

Para hacerlo más sencillo y accesible iré contestando las preguntas más frecuentes:

¿Qué es una hepatitis?

Alerta aumento de casos de hepatitis
Foto: Istock

La hepatitis es una inflamación del hígado que cursa con una elevación en sangre de unas proteínas llamadas transaminasas. Éstas se suelen solicitar habitualmente en las analíticas de sangre. Muchas veces las transaminasas están levemente elevadas si el niño está con un proceso viral, por ejemplo, un catarro o una faringitis, cosa que sucede muy frecuentemente y no debe alarmarnos.

En los casos descritos de hepatitis aguda infantil detectamos valores de transaminasas multiplicados por diez con respecto a los valores normales, es decir, mucho más elevados.

¿Cuáles son las causas de hepatitis?

En la edad pediátrica, las causas infecciosas –y, dentro de estas, las víricas- son las más comunes. Es menos frecuente, pero también podemos encontrar causas tóxicas (uso de medicamentos o hierbas medicinales) causas inmunológicas, enfermedades metabólicas o genéticas.

¿Cuáles son los síntomas en caso de hepatitis?

Lo más habitual es que las hepatitis cursen al principio con síntomas generales como el cansancio, dolor abdominal, náuseas, vómitos o diarrea. Los síntomas más específicos de hepatitis son la ictericia, que es la coloración amarilla de piel y mucosas; la coluria, que es la coloración oscura de la orina; o incluso la acolia, que son deposiciones de color blanco. También se puede presentar prurito, que es picor en la piel.

¿Qué sabemos hasta ahora de esta hepatitis aguda?

  • Se han detectado casos desde enero del presente año. Actualmente la cifra de casos es alrededor de 200, sin bien puede que ascienda, ya que se están revisando casos de forma retrospectiva, que hayan podido ocurrir desde enero y que pudieron ser una hepatitis aguda viral sin causa conocida, pero no se registraron en su momento.
  • Por el momento se han registrado casos en Europa, EEUU, Israel, Japón y Canadá-
  • Todos los niños han sufrido una inflamación del hígado grave, con niveles de transaminasas por encima de 500 UI/L.
  • La causa de estas hepatitis no es por la infección de los virus de hepatitis conocidos (A, B, C, D, E) ni se ha identificado ningún tóxico.
  • Los niños afectados no tienen relación entre sí, ni antecedentes de viajes que puedan aventurar una causa determinada.

¿Y qué pasa con el adenovirus?

Causas de hepatitis en niños
Foto: Istock

Varios niños presentaban datos de laboratorio en los que se confirmaba la infección por adenovirus. En varios de estos casos se ha identificado el adenovirus de tipo F41, en otros tantos casos infección por coronavirus pero no por adenovirus y en otros casos la coinfección de adenovirus y coronavirus. Es decir, que no está nada claro. No sabemos si la infección por coronavirus y adenovirus a la vez pudiera ser una causa o simplemente una casualidad, dada la incidencia actual de COVID y que el adenovirus también es un patógeno frecuente en nuestro medio.

La hipótesis del adenovirus tampoco nos explica por qué hay más casos en Reino Unido. Algunas hipótesis apuntan que la causa pudiera ser una infección por adenovirus combinada con otro factor, como un tóxico. 

El adenovirus es un patógeno habitual. La mayoría de los niños han pasado una infección por este virus antes de los diez años. Generalmente afecta a las vías respiratorias, intestino, tracto urinario y ojos, si bien también puede afectar al sistema nervioso.  Puede ser responsable de cuadros catarrales acompañados de conjuntivitis y febrícula, o también de gastroenteritis. En la consulta de pediatría es habitual encontrar la llamada fiebre adenofaringoconjuntival, cuyo nombre resume sus síntomas: fiebre, inflamación de ganglios, faringitis y conjuntivitis.

Sabemos que los adenovirus F de los serotipos 40/41 son una causa frecuente de gastroenteritis, con vómitos y diarrea intensa, más grave en niños de menos de dos años, que pueden necesitar ingreso hospitalario ante el riesgo de deshidratación.

Recientemente se ha apuntado a otra posible causa, las aflatoxinas, producidas por algunos tipos de hongos, tóxicas para el hígado.

Ante el desconocimiento actual de la causa, las diferentes sociedades de pediatría, así como la AEP están realizando un seguimiento exhaustivo de los posibles casos, manteniéndonos a los pediatras informados ante cualquier cambio. Estamos atentos a la evolución de nuestros pequeños pacientes y pedimos a los padres tranquilidad y observación de los síntomas descritos, ante los cuales se recomienda valoración por un pediatra.

Carmen de la Torre

Carmen De La Torre Morales

BIO: Licenciatura en Medicina por la Universidad de Córdoba, Especialidad en Pediatra en el Hospital Reina Sofía de Córdoba. Máster en Urgencias Pediátricas por la Universidad de Sevilla. Experiencia de 12 años en la consulta de Pediatría. Creadora de contenidos en YouTube e Instagram.

Continúa leyendo