Alimentación infantil

Alimentos que fortalecen el sistema inmune de los niños

El invierno, la vuelta a clase después de las vacaciones o el estrés pueden debilitar el sistema inmune de los niños. Estos alimentos lo fortalecen.

inmune
Fuente: iStock

Después de las fiestas navideñas y de haber disfrutado de mucho tiempo de ocio, toca volver a la rutina de las clases, los deberes y las actividades escolares. Para retomar la agenda previa a las vacaciones de los más pequeños, es necesario tener la fuerza y la energía suficientes para no caer en la desgana y el desánimo, así como para evitar que se pongan enfermos por el frío, los cambios de temperatura o una bajada de su sistema inmune. Y qué mejor forma de hacerlo que siguiendo unas pautas de ejercicio y alimentación sana que les ayuden a mantenerse en forma.

La clave está en fortalecer el sistema inmunológico, encargado de defendernos frente a sustancias extrañas (virus, bacterias, células extrañas, etc). Pese a que es un sistema con una importante carga genética y hereditaria, podemos hacer mucho por potenciarlo a través, sobre todo, de nuestra alimentación.

Antes de nada, hay que recordar que la relación entre nutrición e inmunidad está relacionada con el inicio mismo de la vida, ya que la alimentación de una madre durante el embarazo está demostrado científicamente que influye en el desarrollo del bebé y en su potencial capacidad inmunológica desde que se está formando dentro de su cuerpo.

Éste es un buen momento para empezar a crear una buena barrera de defensas para el niño. Además de las grasas, es importante que se tenga en cuenta el aporte de proteína en la dieta, ya que, dependiendo de su consumo, la leche materna tendrá un mejor o peor contenido de aminoácidos. Éstos son los componentes de las proteínas, que intervienen en el desarrollo del sistema inmune y en el proceso de crecimiento de los hijos.

Niños sanos, sistema inmune a punto

Dicho esto, hay que aclarar que todos los niños sanos cuentan con unas buenas defensas que le protegen pero, aun así, es normal ponerse enfermo de vez en cuando, sabiendo que es nuestro sistema inmune el que nos ayuda a recuperarnos y a volver a encontrarnos bien. La mejor forma de ayudarle es comiendo alimentos saludables y nutritivos y haciendo ejercicio físico de forma regular.

Hay nutrientes que tienen más peso que otros en cuanto a su importancia en nuestro sistema inmune, pero también es cierto que interactúan unos con otros. El zinc, por ejemplo, es uno de ellos, aunque tiene que complementarse con vitaminas como la D, la C y algunas del complejo B. El déficit de vitamina D aumenta el riesgo de contraer enfermedades infecciosas respiratorias. El mejor remedio para evitar su falta es estar al sol un rato cada día, aunque haga frío, los niños deben jugar y correr con luz solar para absorber la vitamina que nos proporciona el sol. Una buena forma de aportar a nuestro organismo las vitaminas necesarias para mantener a raya nuestras defensas es con un buen puré de brócoli, que aporta también calcio y potasio y es recomendable tomarlo en esta época del año.

Fibra de achicoria, un gran aliado

Por otro lado, es importante vigilar el consumo de azúcares. No se trata de que éste tenga una relación directa sobre el funcionamiento del sistema inmune, pero sí puede ayudarle o perjudicarle. Y esto no significa que tengamos que renunciar a uno de los alimentos preferidos por los niños: el chocolate, más bien todo lo contrario porque ¿sabías que éste puede protegernos de los catarros?

Siempre que hablamos de este alimento, hay que recordar que los mejores chocolates son los fabricados sin azúcar ni edulcorantes, pero si además están endulzados con fibra de achicoria, podrás disfrutar de sus propiedades curativas y medicinales.

Esta planta herbácea perenne actúa como un escudo protector en nuestro organismo, ya que tiene propiedades antibacterianas, antioxidantes y fitoquímicas, muy efectivas para reducir la posibilidad de contraer enfermedades. Además, se le atribuyen hasta 30 componentes antioxidantes, esenciales para prevenir afecciones de la piel, el oído y otras patologías graves. Y, por último, contiene prebióticos, que ayudan a la salud intestinal y por lo tanto a tener un organismo sano y fuerte.

Una de las formas más comunes de tomar achicoria es infusionada, pero si la tomas a través de tabletas de chocolate (recuerda, alto porcentaje de cacao, sin azúcares añadidos ni edulcorantes) que la contienen, además de disfrutar, evitarás posibles contagios de gripes, catarros y otros virus que circulan por nuestro entorno.

Snacks que potencian las defensas

Hay otros alimentos que actúan como si fueran medicinas, protegiendo contra virus y enfermedades y que deberíamos incluir en la dieta de los más pequeños durante estas primeras semanas del año. Son, por ejemplo, la cúrcuma, los arándanos, el huevo, etc. Se pueden incluir en las comidas principales o en forma de snack a media mañana o a media tarde, y que incluso los pueden llevar al colegio.

Hay uno que siempre recomiendo e intento llevar encima, por ejemplo en los viajes, o también se lo doy a mis hijos cuando van a clase. Es el “Beef Jerky”, bolsas de carne de vacuno secada y marinada que suponen la forma más cómoda de tomar una ración de proteína, perfecta para que les aporte energía y que refuerce su sistema inmune, además de tener un gran poder saciante. Otro snack tremendamente bueno para ellos son la cecina y el jamón serrano, por su aporte de proteínas y grasas saludables.

Si a una buena alimentación añades otras recomendaciones, mejorarás el sistema inmune de tus hijos. Por ejemplo, un descanso prolongado, para que sus defensas se recuperen durante la noche, evitar el estrés y el sedentarismo, que provoca un mayor riesgo de infección que el de las personas que practican deporte habitualmente. En los niños, es recomendable al menos una hora de actividad física moderada cada día. Y cuidar el entorno en el que crecen, cuanto más saludable mejor.

Y recuerda: si hoy te encuentras bien, tu sistema inmunitario tiene mucho que ver.

 

Artículo elaborado por Niklas Gustafson, experto en nutrición y chairman de Natruly

Continúa leyendo