Atragantamientos

Atragantamientos: todo lo que debes y no debes hacer

Los expertos avisan: todo lo que entre por el agujero de un rollo de papel higiénico puede ser peligroso para los más pequeños

Los atragantamientos suceden con mucha más frecuencia de la que imaginamos y, de hecho, la asfixia por atragantamiento es la tercera causa de muerte no natural en España. Y, aunque es verdad que la mayoría de estas muertes se dan en mayores de 65 años, los expertos llaman a tener especial cuidado con los niños, sobre todo, los menores de tres años.

Tal y como explican desde la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES), “la obstrucción de la vía aérea por un cuerpo extraño o atragantamiento se produce cuando algún alimento u objeto queda atrapado de forma accidental en las vías respiratorias, impidiendo el paso de aire a los pulmones y provocando la asfixia”. Y, aunque mayoría de las obstrucciones son leves, explican, otras pueden desembocar en parada cardiorespiratoria por falta de oxígeno y producir la muerte.

¿Cómo prevenir que tu hijo se atragante?

Por eso, saber cómo intervenir y cómo prevenir estos atragantamientos es clave. “La forma ideal de abordar este problema de salud se basa en la enseñanza a la población de medidas de prevención y secuencia de actuación precoz ante un atragantamiento”, explican desde la sociedad.

En el caso de los más pequeños, sobre todo menores de tres años, es fundamental mantener fuera de su alcance objetos o juguetes pequeños. En concreto, es necesario tener especial atención a canicas, cuentas, tachuelas, monedas o globos de látex. En general, desde esta sociedad de médicos, piden que se evite todo lo que entre por el agujero de un rollo de papel higiénico.

Evitar que los niños caminen, corran o jueguen con alimentos o juguetes en la boca; supervisar las horas de la comida con los niños pequeños y evitar en menores de 4 años alimentos que puedan atascarse en la garganta como salchichas, nueces, trozos de carne, trozos de queso, uvas, dulces duros o pegajosos y palomitas de maíz son otros aspectos ante los que estar alerta.

También es importante concienciar a los hermanos mayores para que no den alimentos o juguetes peligrosos a los más pequeños.

S.O.S Respira, la App imprescindible para evitar sustos

Para conocer mejor los riesgos y saber cómo actuar ante un posible atragantamiento SEMES, junto a la Fundación Mapfre y la Federación de Cocineros y Reposteros de España han desarrollado la app gratuita S.O.S. Respira que explica, de manera detallada mediante vídeo tutoriales impartidos por profesionales, las medidas para prevenir los atragantamientos así como las maniobras necesarias para actuar de forma inmediata. En la aplicación se tratan todos los casos de obstrucción de las vías respiratorias, incluso los más graves, y las maniobras específicas para atender a lactantes, embarazadas o personas con sobrepeso.

Esther Gorjón, Enfermera de Emergencias en SUMMA 112 y Vocal Nacional de Enfermería de la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES)

A lo largo de nuestra vida tenemos bastantes probabilidades de ser testigos de una situación de emergencia. Algunas de estas situaciones precisan de nuestra intervención, más allá de avisar a los servicios de emergencias y esperar a que los profesionales sanitarios lleguen para resolverlo. Una de estas situaciones es la obstrucción de la vía aérea, lo que comúnmente se conoce como atragantamiento. La vida de una persona atragantada puede depender de la actuación de los testigos, de cómo se actúe en esos primeros minutos. Toda la población debería ser capaz de reconocer un atragantamiento y realizar las primeras maniobras en caso de obstrucción grave, cuando la víctima no puede toser. Algo tan sencillo como unas palmadas en la espalda o una compresiones abdominales, que podemos realizar con nuestras propias manos, pueden salvar la vida de una persona.

Artículo escrito por Marta Riesgo

firma Gaceta Médica

Gaceta Médica

El periódico líder en información sanitaria y de salud en España. Dirigido a médicos, enfermeras y todos los profesionales de la sanidad.

Continúa leyendo