Salud

Consejos para luchar contra el sedentarismo infantil

Los pediatras advierten del creciente problema de sedentarismo entre los niños y los adolescentes y animan a realizar, como mínimo, 60 minutos de actividad física diaria.

El pasado 6 de Abril, con motivo del Día Mundial de la Actividad Física, la AEP reveló que a día de hoy, los niños y adolescentes españoles de entre 9 y 17 años son más sedentarios que las generaciones anteriores. Algunas de las causas que han desencadenado en esto son: "El mayor nivel de urbanización y mecanización o el largo tiempo que pasan ante la pantalla del televisor o del ordenador".

Además de esto, los pediatras también advierten de que esta problemática se ha agravado durante y después del confinamiento por el COVID-19. Y es que, que los niños sean sedentarios desde su infancia puede tener efectos bastante negativos en su salud. Huir del sedentarismo es lo mejor que se puede hacer tanto para su presente como para su futuro

Consecuencias del sedentarismo

Consejos para luchar contra el sedentarismo infantil
Fuente: iStock

El sedentarismo es otra pandemia más que acosa a los más jóvenes y sus consecuencias no han tardado en hacerse visibles. En los últimos años, diversas universidades han llevado a cabo estudios que tratan de obtener información relativa a este problema de sedentarismo infantil. 

Los problemas relacionados con la falta de actividad física han afectado tanto al ámbito físico, como al psicológico. En relación al ámbito físico, se pueden destacar problemas cardiovasculares y de obesidad. Por su parte, en el lado psicológico se destaca por encima del resto la depresión.

La salud mental ha sido, sin duda, el aspecto que más preocupa después de la pandemia de COVID-19. En un estudio en el que participaron 595 personas confinadas se observó una relación inversamente proporcional entre el incremento de los síntomas depresivos y los niveles de actividad física semanal.

Otro de estos estudios, compuesto por 4811 participantes concluyó que la práctica de actividad física moderada durante el confinamiento estaba asociada directamente con una disminución del 47 % en las probabilidades de padecer síntomas depresivos. Para aquellos que realizaron 10 horas de práctica semanal, las probabilidades de padecer síntomas depresivos fueron un 39 % más bajas.

¿Cómo mantener activos a los más pequeños?

Para tratar de evitar las consecuencias negativas que el sedentarismo está causando en los niños, el Comité de Promoción de la Salud de la Asociación Española de Pediatría (AEP) ha querido recordar las recomendaciones recogidas en el documento de “Consejos sobre actividad física para niños y adolescentes”.

En este documento, los pediatras y los licenciados en Educación Física y en Ciencias de la Actividad Física y el Deporte, nos dan una serie de pautas generales para fomentar la actividad física entre los más pequeños de la casa:

En los últimos años, la realización de ejercicio físico ha disminuido considerablemente entre los niños y adolescentes. La actividad física ha sido reemplazada por un exceso de ocio sedentario. Este ocio está altamente relacionado con las nuevas tecnologías y los condicionantes socioculturales.

Hoy en día, su entorno ambiental y social los invita al sedentarismo y los aleja de las actividades aeróbicas en espacios abiertos. No hay muchas áreas de juego en las ciudades y faltan instalaciones en los centros escolares para la práctica de actividad física.

Para evitar los problemas derivados de la falta de actividad física, la práctica de ejercicio físico debe ser incorporada a la vida cotidiana de la manera más temprana posible. Se trata de un hábito que es recomendable adquirir desde la infancia, al igual que la higiene, la seguridad o el estudio. Y es que los hábitos que se adquieren durante ciertos periodos de la vida son mucho más fáciles de mantener a medida que vamos creciendo.

Una buena oportunidad para practicar actividad física son las actividades extraescolares. A través de un deporte, los niños serán capaces de mantenerse activos. Ayúdalos a encontrar un deporte con el que se sienta cómodo y sobre todo que disfrute practicándolo para evitar que lo abandone. La actividad física es fundamental en la prevención de la obesidad infantil.

Como padres es nuestra responsabilidad mantener activos a nuestros pequeños. Si queremos que los niños se mantengan activos, no hay nada como serlo también nosotros. Somos su modelo a seguir. Sacando ratitos a lo largo del día para realizar actividades físicas con ellos les motivará un montón

Continúa leyendo