Primeros auxilios

Botiquín de primeros auxilios en una casa con niños

Contar con un botiquín de primeros auxilios en casa es siempre una buena idea, en especial en una casa con niños, donde las caídas y los golpes son tremendamente habituales.

La vida con bebés (especialmente cuando ya comienzan a gatear, y sobre todo a partir del momento en que dan sus primeros pasos), y con niños está lleno de caídas, caídas y más caídas, por lo que es de vital importancia contar en casa con algunos elementos indispensables a la hora de llevar a cabo primeros auxilios, aún cuando no se produzca ningún incidente de importancia.

Incluso cuando en casa no hay niños, siempre es de enorme utilidad contar con un botiquín de primeros auxilios, ya que nunca podremos saber cuándo necesitaremos unas tiritas, útiles ante un corte o una herida pequeña, o un poco de agua oxigenada.

Por un lado, podemos optar por un kit de primeros auxilios ya prefabricado, que podemos encontrar en muchas farmacias y en determinadas tiendas especializadas, y que además de ser un poco más barato, es sencillo de utilizar y tremendamente útil para comenzar (sobre todo como primer botiquín). Pero también puede ser de enorme utilidad contar con un botiquín de primeros auxilios elaborado por nosotros mismos, ya que solo nosotros sabremos qué nos hará falta, y cuándo.

Gasas

Las gasas se convierten en uno de los principales elementos útiles para poder limpiar algunas heridas y cortes. Y, lo ideal, es optar por aquellas gasas que vienen en cuadrados pequeños, ya cortados, en paquetes, en lugar de las gasas que vienen en rollos.

Es una buena idea tener en casa entre 5 a 6 paquetes, ya que además de estar perfectamente listas en el momento en el que necesitemos utilizarlas, nunca caducan.

Tijeras

Cualquier tijera debe mantenerse fuera del alcance de los niños, aún cuando se trate de una tijera de juguete de las que comúnmente se utilizan para la realización de trabajos manuales infantiles.

En esta ocasión, lo ideal es contar con unas tijeras afiladas, las cuales son útiles para cortar material, vendajes y cualquier otra cosa que podamos necesitar. Aún cuando ya tengamos tijeras en casa, es mucho más adecuado contar con unas independientes para guardar en el botiquín, al estar no solo perfectamente limpias, sino en un lugar seguro donde sabes que las podrás encontrar rápidamente.

Guantes

Unos guantes de látex, de usar y tirar, son siempre útiles a la hora de limpiar la casa, y también son ideales para guardar algún par en nuestro botiquín. En esta ocasión son más adecuados si sabe, puesto que son ideales para protegernos de la sangre, y no mancharnos los dedos.

Solución salina

Consiste en una solución de agua salada ideal para limpiar heridas. Es aconsejable tener entre 4 a 5 ampollas salinas, o tubos individuales.

Por otro lado, también es recomendable tener algunas almohadillas para los ojos, ideales para limpiar los ojos ante la presencia de cuerpos extraños.

Vendas y unas pinzas

Las vendas, al igual que las gasas, se convierten también en otro de los elementos más útiles, que no podrían faltar en cualquier botiquín de primeros auxilios que se precie. Puedes encontrarlas en la farmacia, de todas las formas y colores.

Las pinzas son también útiles, en especial a la hora de extraer alguna astilla.

Termómetro digital

Si tienes niños en casa posiblemente ya sepas que, cuando sospechas que el pequeño puede tener fiebre, el termómetro casi parece huir, porque nunca está donde lo dejaste la última vez, de manera que en momentos así puede hacerse tremendamente complicado encontrarlo, sobre todo si estás un poco angustiada/o y tienes prisa de saber si es verdad que tiene o no la temperatura alta del cuerpo.

Por tanto, lo mejor es contar con un termómetro digital en el botiquín, independientemente de que ya tengas otro en la mesilla de noche. Siempre sabrás dónde encontrarlo, y es un elemento tan útil como indispensable.

Ungüentos y toallitas antisépticas

Las laceraciones, como consecuencia de una caída, suele ser una de las lesiones más comunes cuando tenemos niños en casa, particularmente cuando juegan fuera.

Aparte de llevar a cabo una buena limpieza con un poco de agua y jabón, los ungüentos y toallitas antisépticas pueden ser de muchísima ayuda, dado que suelen ser útiles para detener el dolor punzante tan común en estas situaciones.

Medicamentos

Especialmente con niños en casa, es aconsejable tener siempre a mano algún medicamento que haya sido prescrito o recomendado únicamente por el pediatra, y que particularmente sea adecuado para la edad que tenga el pequeño.

No solo es aconsejable el paracetamol o el ibuprofeno pediátrico, sino algún medicamento de rehidratación, útil para cuando el pequeño comience a vomitar en medio de la noche. De esta manera podríamos empezar a introducir este hidrolizado en las primeras horas, antes de acudir al médico.

Christian Pérez

Christian Pérez

Colaborador de Ser Padres, especializado en divulgación científica y sanitaria, maternidad y embarazo. También se dedica a la verificación de hechos (fact-checking).

Continúa leyendo